San Marcos por Ermes Dovico
documento público

“Papa Francisco, muestre sensibilidad por la tragedia que viven los nicaragüenses”

Con un documento público, 26 ex jefes de Estado y de Gobierno miembros del grupo “Iniciativa Democrática de España y las Américas” (IDEA) exigen al papa Francisco “una firme postura de defensa del pueblo nicaragüense y su libertad religiosa”. Su secretario general, el Dr. Asdrúbal Aguiar, quien en pasado ejerció como Juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, envió el comunicado firmado por los lideres políticos al Cardenal Pietro Parolin.

Libertad religiosa 19_08_2022 Italiano

Mientras el dictador Daniel Ortega intensifica el hostigamiento contra la Iglesia católica en Nicaragua, 26 ex jefes de Estado y de Gobierno, miembros del foro internacional no gubernamental “Iniciativa Democrática de España y las Américas” (IDEA), emitieron un comunicado público para exigir al Papa Francisco “una firme postura de defensa del pueblo nicaragüense y su libertad religiosa”, como “cabeza de la Iglesia Católica universal”. Exhortan “a la opinión pública a mantener una respuesta comprometida con el rechazo de este morbo que amenaza la paz”, al igual que instan “a las distintas confesiones religiosas a expresar su censura”.

El documento fue distribuido a los medios de comunicación latinoamericanos el pasado miércoles 17 de agosto y este jueves 18 de agosto fue enviado oficialmente al Cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede. Así lo informó en exclusiva a la Brújula Cotidiana el secretario general del Grupo IDEA, el Dr. Asdrúbal Aguiar; quien es un abogado venezolano, miembro de la Real Academia Hispanoamericana de Ciencias Artes y Letras de España.

“Acabo de enviarle a su Excelencia Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, una comunicación en la que le acompaño la declaración firmada por 26 ex jefes de Estado, que son miembros del Grupo Idea, Iniciativa Democrática de España y las Américas, haciéndole una apelación al Santo Padre, al Papa Francisco, para que muestre sensibilidad por la tragedia que viven los nicaragüenses. De modo particular, la agravada persecución que sufre la libertad de conciencia y de religión, que concluye con el encarcelamiento o la expulsión de obispos, sacerdotes, religiosas e incluso hubo lugar el cierre de la Academia de la Lengua, como si en definitiva el propósito final de la dictadura Ortega-Murillo fuese la deconstrucción cultural, la ruptura de las raíces culturales y cristianas dentro de esa muy querida nación centroamericana”, informó el Dr. Asdrúbal Aguiar.

La Brújula Cotidiana tuvo acceso exclusivo al texto de la carta, en donde el también ex magistrado de la Corte Interamericana de Derechos Humanos explicó al cardenal Parolin que los 26 exjefes de Estado hacen un “llamado de urgencia al Santo Padre”, “para que eleve su palabra autorizada frente a la persecución agravada de la libertad religiosa que ocurre bajo la dictadura Ortega-Murillo en Nicaragua”. Asimismo, aseguró que esta situación “no es una mera circunstancia”, pues considera que “emula la quema de libros y bibliotecas durante la Alemania nazi en 1933” y, por ende, “es amenazante de la paz”.

El comunicado público tituladoDeclaración sobre el régimen Ortega y Murillo y la persecución agravada de la libertad de religión en Nicragua”, está firmado por importantes líderes políticos tales como José María Aznar de España, Vicente Fox de México, Sebastián Piñera de Chile, Álvaro Uribe de Colombia y Mauricio Macri de Argentina, entre otros, quienes señalan que la libertad religiosa es la “piedra de toque fundamental en la afirmación y conservación de la paz”.

Así los ex mandatarios expresaron su “preocupación agravada”, ante “lo que acontece en Nicaragua bajo la primitiva dictadura de los Ortega-Murillo, que luego de perseguir y criminalizar a los liderazgos políticos y sociales como de cercenar de modo radical toda la libertad de expresión y de prensa, ahora avanza hacia la persecución de los líderes episcopales católicos, los sacerdotes y las religiosas, incluso expulsándolos – como en el caso de las emblemáticas Misioneras de la Caridad – del territorio nacional”, se lee en el comunicado.

“Nos preocupa, por lo demás, que la quema de iglesias y la salvaje destrucción de las imágenes del culto católico, avanza en una línea de destrucción de bases sociales y antropológicas que mejor recuerda la quema de libros judíos, socialistas y pacifistas y de bibliotecas enteras por los partidarios del régimen nacional socialista alemán en 1933”. ¿El propósito?  Los líderes alertan que la dictadura de Ortega-Murillo pretende “destruir las raíces culturales y espirituales del pueblo nicaragüense a fin de dejarlo en la anomia y hacerlo fácil presa de dominio mediante la destrucción de su dignidad y la fractura de sus raíces culturales”.

El pasado domingo 14 de agosto fue detenido el presbítero Óscar Benavides párroco de la parroquia Espíritu Santo Mulukukú. La información la dio a conocer la Diócesis de Siuna a través de sus redes sociales: “desconocemos las causas o motivos de su detención”, se lee en el comunicado. El lunes, Benavidez habría sido trasladado a la prisión del Chipote, donde están encarcelados en la actualidad 180 presos políticos.

Según la prensa local, Óscar Benavides sería el tercer sacerdote detenido en lo que va del año en Nicaragua y el décimo bajo custodia policial, si consideramos al obispo Rolando Álvarez y los otros seis sacerdotes que permanecen retenidos en la sede de la Diócesis de Matagalpa desde el pasado jueves 04 de agosto (información aquí).

“Nuestra fuerza y poder es la oración”, expresó monseñor Rolando José Alvarez Lago en la página Facebook de la Diócesis de Matagalpa, en donde a diario se muestra en oración permanente por el pueblo de Nicaragua.