Santo Tomás Moro por Ermes Dovico

EL DOCUMENTO

Llamamiento a cardenales y obispos: detened Fiducia Supplicans

La bendición de parejas homosexuales subvierte la doctrina católica. Los párrocos tienen que prohibir su aplicación y pedir al Papa que revoque la Declaración. Firmas de renombre alrededor de todo el mundo han publicado una petición que es posible firmar.

Ecclesia 02_02_2024 Italiano English

Eminencias, Excelencias:

Los abajo firmantes, presbíteros, académicos y autores os escribimos con ocasión del último documento publicado por el Dicasterio de la Doctrina de la Fe, Fiducia supplicans, que ha causado tanto escándalo en la Iglesia durante la última Navidad.

Como es sabido, una parte importante del episcopado mundial lo ha rechazado en la práctica, debido a que evidentemente se aparta de la Biblia y de la Tradición de la Iglesia. Veinte conferencias episcopales, docenas de prelados y aun cardenales que han ocupado los cargos más prominentes, tales como los cardenales Müller y Sarah, han expresado su inequívoco juicio condenatorio. Así lo han hecho también las Confraternidades del clero católico británica, estadounidense y australiana. Nunca en la historia de la Iglesia Católica un documento del Magisterio Romano ha suscitado un rechazo tan fuerte.

En verdad, a pesar de su explícita confirmación de la doctrina tradicional de la Iglesia sobre el matrimonio, la práctica pastoral que el documento permite se encuentra en directa oposición a ella. Tan es así que el documento ha sido recibido muy favorablemente por los pocos episcopados y prelados que durante décadas han venido abogando por un cambio en la doctrina sobre la moral sexual. Es evidente que el mensaje práctico que esta nueva declaración transmite se encuentra mucho más en línea con el programa y las ideas de los que quieren cambiar la doctrina que con la misma doctrina que el documento afirma querer conservar intacta.

Efectivamente, el documento pretende introducir una separación entre la doctrina y la liturgia, por una parte, y la práctica pastoral, por otra. Pero esto es imposible. De hecho, el cuidado pastoral, como toda acción, siempre presupone una teoría y, por tanto, si el cuidado pastoral realiza algo que no está en armonía con la doctrina, lo que se está proponiendo es una doctrina diferente.

La bendición de una pareja (ya sea “litúrgica” o “pastoral”) es, por así decirlo, un signo natural. El gesto concreto dice algo naturalmente y, por tanto, tiene un efecto comunicativo natural, inmediato, que no puede ser cambiado artificialmente por medio de los caveat del documento. Y una bendición como tal, en el lenguaje universal de la humanidad, siempre implica una aprobación de lo que es está bendiciendo.

Luego, el signo concreto que se da con tal bendición, ante el mundo entero, es que las “parejas irregulares”, extramaritales y homosexuales por igual, ahora serían, según la Iglesia Católica, aceptables ante Dios, precisamente en el tipo de unión que las configura como parejas. Tampoco tiene sentido separar “pareja” y “unión”, como ha intentado hacerlo el cardenal Fernández, puesto que la pareja es una pareja debido a la unión que le da existencia.

El hecho de que se excluya del acto otras circunstancias significativas accidentales (como el tiempo, el lugar, o los adornos --tales como flores, vestidos de boda y otros) no cambia la naturaleza del acto, puesto que persiste el gesto esencial y central. Además, todos conocemos por experiencia el valor que tienen “restricciones” de ese tipo, y cuánto duran. El hecho es que un sacerdote está dando su bendición a dos personas que se presentan como una pareja sexual, y precisamente una pareja definida por su relación objetivamente pecaminosa. Luego (al margen de las intenciones e interpretaciones del documento, o de las explicaciones que el sacerdote intente dar), esta acción será el signo visible y tangible de una doctrina diferente, que contradice la doctrina tradicional.

Recordemos que la doctrina tradicional sobre esta materia debe ser considerada infalible, puesto que es confirmada inequívocamente por la Escritura y la Tradición, una tradición universal e ininterrumpida, ubique et semper. Y debe recordarse así mismo que esta doctrina es de ley natural, que no admite cambio. En la práctica, los fieles ni siquiera se enterarán de las sutiles justificaciones teóricas introducidas por la Declaración, y mucho menos de las que fueron añadidas posteriormente en la aclaración de la Declaración.

El mensaje que efectivamente se ha lanzado y que el pueblo de Dios y el mundo entero inevitablemente va a recibir y está ya efectivamente recibiendo es que:

La Iglesia Católica ha finalmente evolucionado y ahora acepta las uniones homosexuales y, más generalmente, las uniones extramatrimoniales.

Tal situación justifica plenamente el rechazo decidido de tantas conferencias episcopales y de tantos prelados, tantos teólogos y tantos laicos. En este contexto, definitivamente no se justifica, especialmente para un cardenal o un obispo, permanecer callado, puesto que el escándalo que ya ha tenido lugar es serio y público, y, si no se le pone freno, inevitablemente se tornará más vasto y más hondo. La amenaza no es menor, sino mayor y más seria, por provenir el error de la Sede Romana. Dicho error está destinado a escandalizar a los fieles, y sobre todo a los pequeños, los fieles ordinarios que no tienen manera de orientarse y defenderse de la confusión: “A quienquiera que escandalice a uno de estos pequeños que creen en Mí, más le valdría que le ataran al cuello una piedra de molino de asno y lo arrojaran al mar” (Mt 18,6).

Los pastores y todos los que tienen alguna responsabilidad en la Iglesia han sido constituidos como centinelas: “Si el atalaya, viendo llegar la espada no toca el cuerno para avisar a la gente, y llegando la espada hiere a alguno de ellos, éste quedará preso en su propia iniquidad, pero yo demandaré su sangre al atalaya” (Ez 33,6).

A la luz de todo esto, fervientemente os suplicamos:

(1) Seguir el valiente ejemplo de tantos hermanos obispos en todo el mundo: por favor, prohíban de inmediato la aplicación de este documento en sus respectivas diócesis.

(2) Además, soliciten directamente al Papa revocar urgentemente este desafortunado documento, que se halla en contradicción tanto con la Escritura como con la  ininterrumpida Tradición de la Iglesia, y que claramente produce serio escándalo.

En este momento difícil, una clara palabra de verdad sería el mejor ejemplo de vuestra dedicación valiente y fiel al pueblo de Dios que se os ha encomendado, un signo de fidelidad a la verdadera misión del papado y al mismo tiempo la mejor manera de colaborar con el papa mismo, una elocuente “corrección fraterna”, que él necesita con urgencia en este último y más crítico período de su pontificado y de su vida.

Si reaccionáis prontamente, hay todavía alguna esperanza de rescatar este pontificado y la propia persona del papa de la mancha que de otra manera podría pesar sobre él de manera indeleble, no sólo en la historia, sino también en la eternidad.
***

ATENCIÓN: Pastores, clérigos, académicos, profesores, doctores y otras personas cualificadas pueden enviar sus firmas a esta lista en las próximas dos semanas. Por favor, faciliten su nombre, cualificaciones, cargo y ubicación antes del 15 de febrero, a filialappeal@gmail.com

La lista definitiva de firmantes acumulados se publicará el 17 de febrero.


Firmas

Edmund P. Adamus, MA, Secretary to Commission of Inquiry into Discrimination Against Christians, UK

Wolfgang R. Ahrens, PhD Philosophy, Chile

Sergio González Arrieta, MA in Classics and History, Chile

Gil Bailie, Founder and President of the Cornerstone Forum

Dr Heinz-Lothar and Raphaela Barth, Bonn, Germany

Donna F. Bethell, JD, USA

Judie Brown, President, American Life League, Falmouth, Virginia

Dr Dr Sergio R. Castaño, CONICET, Argentina

Paweł Chmielewski, commentator for Polonia Christiana, Warsaw, Poland

Michelle Cretella, MD, USA

Edgardo J. Cruz Ramos, President, Una Voce Puerto Rico

Dr Tomasz Dekert, religious studies scholar, Rajbrot, Poland

Deacon Julian L. Delgado, MD

Roberto de Mattei, historian, President of Lepanto Foundation, Rome, Italy

Deacon Nick Donnelly, MA, England

C. Joseph Doyle, Executive Director, Catholic Action League of Massachusetts

Rev. Angelo Luigi Fratus, Montfort Missionary, Zambia

Rev. Stanisław Gibziński, Portsmouth Diocese, England

Corrado Gnerre, professor of theology and founder of Il cammino dei tre sentieri

Maria Guarini, author, Editor of Chiesa e postconcilio

Michael K. Hageböck, headmaster and journalist, Germany

Michael Hichborn, President of the Lepanto Institute, Virginia

Maike Hickson, PhD, Front Royal, VA

Prof. Dr.rer.nat. Dr.rer.pol. Rudolf Hilfer, Stuttgart, Germany

Rev. Joseph Illo, Pastor, Star of the Sea Parish, San Francisco, California

Marek Jurek, former Marshal of the Polish Parlament, Wólka Kozodawska, Poland

Bogusław Kiernicki, President, Saint Benedict Foundation, Dębogóra, Poland

Kacper Kita, publicist, international policy analyst, Poland

Rev. Donald Kloster, Lumen Christi Academy Principal, Pipe Creek, TX

Dr Dr Dr.med. Adorján F. Kovács, Frankfurt am Main, Germany

Dr Thaddeus Kozinski, Memoria College

Gabriele Kuby, sociologist and author, Prien am Chiemsee, Germany

Peter A. Kwasniewski, PhD, Lincoln, Nebraska

Dr John R. T. Lamont, D.Phil.

Philip F. Lawler, author, Editor of Catholic World News

Leila M. Lawler, author

Rev. Joseph Levine, Pastor, Holy Family Catholic Church, Burns, Oregon

Pedro L. Llera, director of educational centers, Gobiendes, Spain

Maria Madise, Managing Director, Voice of the Family, UK

Rev. Patrick H. Magee FLHF, Fall River, MA

Dr Regis Martin, professor of theology, Franciscan University Steubenville

Brian M. McCall, Orpha and Maurice Merrill Chair in Law, University of Oklahoma

Deacon Eugene McGuirk, Front Royal, Virginia

Dr Justyna Melonowska, psychologist and philosopher, Warszawa, Poland

Rev. Cor Mennen, emeritus lecturer in Canon Law, Seminary of ‘s-Hertogenbosch

Dr Paweł Milcarek, Editor of Christianitas, Brwinów, Poland

Sebastian Morello, PhD, Senior Editor of The European Conservative

Rev. Alfredo Morselli, Italy

Rev. Gerald E. Murray, JCD, Pastor, Church of the Holy Family, New York, NY

Dina Nerozzi, MD, child psychiatrist and endocrinologist, former professor at the University of Rome

Doyen Nguyen, MD, STD, moral theologian, bioethicist, USA/Portugal

Rev. Daniel R. Nolan, FSSP, Littleton, CO

Deacon Dr Bart Overman, Den Bosch, The Netherlands

Michael Pakaluk, PhD, professor of ethics and social philosophy, Washington, DC

Gottfried Paschke, theologian, retired professor of mathematics, Bad Homburg, Germany

Paolo Pasqualucci, retired Professor of Philososophy, Faculty of Law, Perugia, Italy

Rod Pead, Editor, Christian Order, UK

Dr Claudio Pierantoni, PhD History of Christianism, PhD Philosophy, Chile

Rev. John A. Perricone, PhD, adjunct professor of philosophy, Iona College in New Rochelle, New York

Prof. Thomas Pink, emeritus professor of philosophy, King’s College, London

Rev. Andrew Pinsent, MA, Dphil, PhB, STB, PhL, PhD, FRSA, University of Oxford, UK

Tomasz Rowiński, historian of ideas, Editor of Christianitas, Grodzisk Mazowiecki, Poland

Anna Rist, retired professor of classics, Toronto, Canada

John Rist, PhD, retired professor of classics and early Chrisitian philosophy and theology

Luis Román, theologian and Catholic commentator, Florida

Jesse Romero, Catholic apologist, evangelist, author, Queen Creek, Arizona.

Eric Sammons, Editor, Crisis Magazine

Dr César Félix Sánchez Martínez, professor of philosophy, Universidad Nacional de San Agustín, Perú

Dr Tommaso Scandroglio, author, Italy

Wolfram Schrems, Mag. theol., Mag. phil., catechist, pro-life activist, Vienna, Austria

Dr Anna Silvas, specialist in Greek Fathers, retired adjunct, UNE, Australia

Rev. Robert Sirico, President, St. John Henry Newman Institute, Grand Rapids, Michigan

Dr Michael Sirilla, Professor of Theology, Franciscan University of Steubenville, Ohio

John Smeaton, Co-founder of Voice of the Family, UK

Rev. Tam X. Tran, S.T.L., Pastor of Our Lady of Vietnam Catholic Church, Silver Spring, Maryland

Rev. Glen Tattersall, Pastor of St. John Newman Parish, Melbourne, Australia

Inge M. Thürkauf, actress, journalist, pro-family public speaker, Germany

José Antonio Ureta, author, Paris, France

Aldo Maria Valli, writer, Rome, Italy

Dr Gerard van den Aardweg, author, psychologist and psychotherapist, The Netherlands

Mathias von Gersdorff, author and pro-life activist, Frankfurt, Germany

Prof. Dr Berthold Wald, retired professor of philosophy, Münster, Germany

Dr Thomas Ward, President, John Paul II Academy of Human Life and the Family

Leonard P. Wessell, Dr.Phil., PhD, emeritus professor, German Studies, University of Colorado

John-Henry Westen, Co-founder and Editor-in-chief, LifeSiteNews

Elizabeth D. Wickham, PhD, Executive Director, Lifetree.org, Raleigh, North Carolina

Dr Timothy Williams, professor of French, Franciscan University of Steubenville, Ohio

Chilton Williamson, writer, former editor at National Review and Chronicles, Laramie, Wyoming

Dr Hubert Windisch, priest, retired professor of pastoral theology, Burglengenfeld, Germany

Deacon Timothy Woods, Huntington, Indiana

Elizabeth F. Yore, Esq., Founder of Yore Children, Chicago, Illinois