San Leónidas de Alejandría por Ermes Dovico
ENTREVISTA/PADRE SIRICO

Jimmy Lai, perseguido por China y abandonado por el Vaticano

Mientras Hong Kong endurece su ley de seguridad nacional, el famoso disidente católico corre el riesgo de estar en la cárcel de por vida. El padre Robert Sirico asistió a una vista de su juicio: “Me vio, le bendije y se conmovió”. Un crucifijo dibujado en la cárcel se expone ahora en la Universidad Católica de Washington. Hablamos en este artículo de la cercanía del cardenal Zen frente al silencio de Roma y de la Iglesia en Hong Kong.

Internacional 22_03_2024 Italiano English

“El pasado enero fui a Hong Kong para asistir a la vista del juicio de Jimmy Lai. En la sala del tribunal el detenido estaba retenido tras una pared de cristal, custodiado por tres policías. Me vio y le bendije con la señal de la cruz. Se emocionó hasta las lágrimas”.

El padre Robert Sirico (en la foto de abajo a la derecha), fundador del Instituto Acton para el Estudio de la Religión y la Libertad, habla de su amigo Jimmy Lai, de 76 años, el preso de conciencia más famoso de Hong Kong. Las abiertas críticas de Lai al régimen totalitario chino le han costado ya más de 1.500 días de aislamiento en la prisión de Stanley. Encarcelado por condenas relacionadas con su gestión de los medios de comunicación y su participación en una vigilia en la masacre de la plaza de Tiananmen de 1989, Lai cumple actualmente una condena de cinco años y nueve meses.

Al mismo tiempo, Lai está acusado de dos cargos de “conspiración para coludir con fuerzas extranjeras” en virtud de la Ley de Seguridad Nacional de China de 2020 y de “conspiración de publicaciones sediciosas” en virtud de una ley de sedición de la época colonial. De ser declarado culpable, Lai podría pasar el resto de su vida entre rejas. El padre Sirico ha asistido a la vista de este juicio para apoyar a su “viejo” amigo.

Jimmy Lai, que pasó de ser un pobre refugiado de China a convertirse en millonario, es ahora el enemigo público número 1 de Pekín después de que Hong Kong, antigua colonia británica, fuera devuelta al dominio chino en 1997 como parte del acuerdo “un país, dos sistemas” pensado para garantizar derechos y libertades inexistentes en la China continental. Cuando China empezó a violar el acuerdo, Lai se comprometió a defender los valores de Hong Kong y a exigir responsabilidades a Pekín a través de su periódico, el Apple Daily.

El periódico, fundado por Lai en 1995 y obligado a cerrar por las autoridades, recibió su nombre del fruto prohibido del Jardín del Edén en el Antiguo Testamento (manzana=apple). Su lema musical (“Una manzana al día mantiene alejado al mentiroso”) dio sus frutos. El periódico fue un éxito y alcanzó una tirada de 500.000 ejemplares en su momento álgido.

En los inicios del Apple Daily, el padre Robert Sirico y Jimmy Lai se conocieron por primera vez, hace casi 30 años. El sacerdote católico estadounidense y el magnate de los medios de comunicación Lai compartían un punto de interés común: vincular la teología moral con una sólida comprensión de la economía. La Brújula ha tenido la oportunidad de entrevistar al padre Sirico durante su estancia en Roma para asistir a una conferencia organizada por el Instituto Acton.

Padre Sirico, Hong Kong acaba de aprobar una nueva ley que endurece aún más la controvertida Ley de Seguridad Nacional, ampliando el artículo 23. ¿Qué impacto tendrá esto en el caso de Lai?
No creo que afecte al resultado del juicio de Jimmy Lai, pero sí creo que podría suponer una amenaza para sus amigos, antiguos colegas y familiares. La versión 2024 del artículo 23, con sus definiciones genéricas de los delitos de traición, sedición y secreto de Estado, otorga a la policía el derecho a detener a sospechosos hasta dos semanas sin cargos y a celebrar juicios a puerta cerrada, castigados con cadena perpetua. Lai ya está entre rejas. Su mayor problema, en mi opinión, es que es demasiado famoso, demasiado carismático, demasiado influyente, un líder nato. La gente le respeta. Saben que es un hombre honesto que ha renunciado a todo por defender la libertad. Podría vivir una vida de lujos en el extranjero si quisiera, pero en lugar de eso ha elegido vivir según los valores de su fe, incluso a costa de sacrificar su libertad. China se siente amenazada por él.

¿Percibió esta sensación de “amenaza” cuando estuvo presente en el juicio de Lai?
Sí. Las medidas de seguridad adoptadas para el juicio eran casi aterradoras. Cuando me acerqué al tribunal en Kowloon, había policías armados con ametralladoras cada tres metros. Luego había escuadrones de antidisturbios y furgonetas. A continuación, un grupo de unos cincuenta paparazzi fotografiaba a los presentes. Luego había que pasar más controles de seguridad. De hecho, me quedé en Hong Kong el menor tiempo posible y me aconsejaron que vistiera con el clerygman en todo momento. China vigila constantemente a sus ciudadanos. El Gobierno teme que estalle otra oleada de disturbios. La gente no está contenta, la vida era mejor antes de que China tomara el control de Hong Kong y lo saben.

¿Había algún miembro de la familia de Lai en el tribunal?
Su esposa Teresa estaba sentada a mi lado con el hijo pequeño. Estaba muy serena y estuvo rezando el rosario durante el juicio. Es una católica devota y vive esta situación como una vocación. La familia está muy unida y Lai les besó varias veces desde el banquillo. Claire, la hija de Lai, es abogada. Es la encargada del equipo de la defensa. El hijo mayor, Sebastian, vive en Taiwán. Dirige la campaña internacional por la liberación de su padre y se reúne con legisladores, organizaciones de derechos humanos y jefes de Estado de todo el mundo. El hijo menor, Augustine, es estudiante. Echa mucho de menos a su padre. Teresa y Jimmy son buenos padres, toda la familia se define por la fe católica y los valores democráticos, pero es difícil para todos.

Jimmy Lai fue noticia recientemente cuando una crucifixión que dibujó en prisión fue donada a la Busch School of Business de la Universidad Católica de Washington. Usted promovió la inauguración y pronunció unas palabras cuando fue bendecida y colgada en la capilla dedicada a San Miguel. ¿Cómo ha sido posible?

Desde que se expuso ese cuadro, las autoridades decidieron no dejar salir más dibujos de la cárcel. Exponer las obras de Lai en edificios públicos le da visibilidad en los medios de comunicación. Probablemente, las autoridades chinas esperaban que se convirtiera en uno de los muchos presos olvidados de todo el mundo. Esta obra en concreto fue enviada y donada por Bill McGurn, padrino de Jimmy y redactor jefe del Wall Street Journal. Se ha elegido la Universidad Católica de Washington porque Tim Busch apoya mucho la causa de Lai. Representa el compromiso de Lai de unir economía y fe cristiana, y su rechazo a una mentalidad materialista. El cuadro mide casi un metro. Me preguntaron por qué está flanqueado por dos hileras de flores naranjas. No estoy seguro, pero a Lai le encantan las flores, hay una pared de orquídeas en su casa. En mi despacho guardo una copia más pequeña que me regaló (foto de la izquierda). La mía está en papel normal. Ambos están dibujados con lápices de colores y son coloridos a pesar del tema: Cristo en la cruz. Las pasadas Navidades dibujó una imagen de la Virgen para una tarjeta de felicitación.


Lai está en una prisión de máxima seguridad, en régimen de aislamiento. ¿Puede recibir visitas?
Lai recibe visitas semanales de su mujer y sus hijos. Sebastián vive en Taipei, por lo que no ve a su padre. Sé que el cardenal Zen (obispo emérito de Hong Kong, ed) también le visita. Es amigo íntimo de Lai y lo ha bautizado. Zen no tiene miedo y dice lo que piensa. También fue detenido y juzgado por el Gobierno. A pesar de su edad, conoce perfectamente lo que está ocurriendo en Hong Kong.

El cardenal Zen critica abiertamente la traición de China a la Declaración Conjunta Sino-Británica de 1997 y el acuerdo secreto entre el Vaticano y China de 2018. ¿Qué piensa tras su visita a Hong Kong?
Hong Kong es un lugar muy diferente respecto a lo que era antes de la entrega a China. Siempre ha habido efervescencia en Hong Kong, pero ahora ha desaparecido. Todo el mundo intenta encontrar la mejor manera de sobrevivir dentro de la red de restricciones que China ha impuesto. Aun así, la situación ha dividido a la Iglesia católica. Existe un considerable resentimiento entre pobres y ricos. Las clases medias e influyentes temen perder sus riquezas y posiciones, por lo que callan. Los pobres son muy críticos y quieren que la Iglesia hable claro. Como sabemos, el Vaticano está estrechando lazos con China, pero guarda silencio sobre la persecución de fieles católicos como Jimmy Lai. Es una fuente de irritación para el Vaticano. Incluso la diócesis de Hong Kong guarda silencio mientras clérigos y religiosos tienen que asistir a cursos de sinización en Pekín. Irónicamente, el profundo testimonio de fe y sacrificio personal de Lai habla mucho más alto que su silencio. Las acciones siempre hablan más alto que las palabras o, en este caso, que ninguna palabra.

Usted ha intentado mantener a Lai en el punto de mira realizando un documental sobre su vida y su lucha. ¿Qué éxito ha tenido la película y cómo puede apoyar la gente de fuera a Jimmy Lai?
El documental “The Hong Konger” ha tenido mucho éxito. Demasiado para el gusto de China. Ha recibido once premios, ha tenido más de 3.000.000 de visualizaciones y está disponible gratuitamente en YouTube en varios idiomas. La policía china ha intentado retirarlo. Se puso en contacto con Google, que resistió la presión, pero sin embargo TikTok retiró los tres tráilers hasta que un editorial del Wall Street Journal criticó la injerencia de Pekín. TikTok volvió a publicar los tráileres y pidió disculpas. Pero es un indicio de hasta qué punto China controla y quiere dictar qué información puede leer y ver el público. La mejor manera de apoyar a Lai es difundir la película en las redes sociales y publicar mensajes sobre el caso de Jimmy. Las redes sociales son muy influyentes y la información puede viajar de una parte a otra del mundo en cuestión de segundos, por eso China vigila tan de cerca lo que se publica. Por supuesto, no hace falta decir que la familia agradece todas las oraciones por Jimmy Lai.



ENTREVISTA / ROBERT SIRICO

Hong Kong, la lucha de Jimmy Lai por la libertad

07_12_2020 Stefano Magni

Jimmy Lai, un empresario y editor católico, opositor al régimen comunista chino, fue arrestado nuevamente en Hong Kong. Arriesga 14 años de prisión. Robert Sirico, presidente del Acton Institute, no tiene dudas: "Jimmy Lai es perseguido por sus ideas sobre la libertad del hombre, de prensa, de negocios y de religión". Una causa que está lejos de estar perdida, ya que por Sirico es "un fuego ardiente bajo las cenizas" que también podría reavivarse en China continental.