San Romano de Condat por Ermes Dovico
LATINOAMERICA

Venezuela, los juegos de guerra que amenazan la paz

Por primera vez, las Olimpiadas de Guerra rusas también se realizan en Venezuela. Se llevan a cabo como "juegos", pero con armas reales, incluso pesadas. Y sirven sobre todo para amalgamar los ejércitos de países ajenos (y hostiles) a la OTAN, incluidos China, Irán y, de hecho, Venezuela. Mientras tanto, crece la presencia rusa en América del Sur, incluso militar.

Internacional 07_09_2022 Italiano

“Aquí cada tiro disparado es una bandera levantada por la paz, no solamente de los venezolanos sino de todos los que han participado (en los Army Games)… Las puertas de Venezuela están abiertas para demostrarle al mundo qué es lo que ocurre aquí, cómo un pueblo se resiste a ser avasallado por los imperios, cómo un pueblo resiste, combate, lucha… ¿Qué viva la paz mundial, ¡qué vivan los Army Games 2022!”. Con estas palabras el ministro de la Defensa de Venezuela, el general en jefe Vladimir Padrino López, clausuró el pasado 28 de agosto los juegos militares internacionales Army Games 2022 en Venezuela.

Los International Army Games son organizados por el Ministerio de la Defensa de Rusia desde el año 2015. Los presenta como un evento deportivo anual y hasta el año 2021 se habían realizado en territorio ruso, como una actividad de encuentro entre los ejércitos de más de treinta países, en su mayoría no pertenecientes a la OTAN.

En esta ocasión, los Army Games 2022 se ralizaron desde el 13 hasta el 27 de agosto, congregando a los ejércitos de 37 países de 4 continentes; pero por primera vez las competencias se llevaron a cabo fuera de Rusia. Así llevaron a cabo 36 competiciones en 11 países diferentes: Azerbaiyán, Argelia, Armenia, Bielorrusia, Vietnam, Irán, India, Kazajstán, China, Uzbekistán y, el único latinoamericano, Venezuela.

“¡Arrancamos! Venezuela es sede de la disciplina #FronteraFrancotirador de los #ArmyGames2022. Delegaciones de países latinoamericanos, caribeños y euroasiáticos se han hecho presentes en Fuerte Terepaima #Lara para estrechar lazos de amistad y hermandad ¡Que gane la Paz!”, escribió en su Twitter el 16 de agosto el ministro de la Defensa de Venezuela, el general en jefe Vladimir Padrino López, para dar la bienvenida a los International Army Games 2022

De esta manera, los “Juegos Olimpicos de Guerra”, como los llamó el propio régimen de Maduro, por primera vez pusieron un pie en el continente americano, pero no en cualquier país, se trata del territorio controlado por el régimen de Nicolás Maduro, que además tiene consolidados acuerdos de colaboración militar con Rusia e Irán, incluso para la producción de armas en territorio venezolano.

Por ejemplo, en Caracas se ensamblan drones artillados iraníes Mohajer-2, rebautizados como Antonio José de Sucre-100 (ANSU-100), a través de la Empresa Aeronáutica Nacional, S.A. (Eansa), filial de la compañía aérea venezolana Conviasa (info aquí). Tales drones anticarro y antipersona fueron exhibidos por el régimen en el desfile realizado el 05 de julio con motivo de la celebración del Día de la Independencia de Venezuela; además de los lanzadores de cohetes 107 Fadjr-1, también iraníes, sobre vehículos militares venezolanos denominados Tiuna.  

Y este 2022, Rusia espera abrir su planta para producir fusiles Kalashnikov en Venezuela. Así lo confirmó la portavoz del Servicio Federal de Cooperación Militar y Técnica (Fsmtc) de Rusia, Valeria, Reshétnikova, en enero de este año (leer aquí). Se trata de un proyecto firmado en el 2006, durante el gobierno de Hugo Chávez, entre la rusa Rosoboronexport y la estatal venezolana Cavim (Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares), para la fabricación de fusiles de asalto Kalashnikov AK-103/AK-104 y de municiones calibre 7,62x39 mm en la ciudad de Maracay, estado Aragua.

En este contexto de consolidados acuerdos de colaboración militar, los Army Games abrieron la puerta de entrada a Venezuela de centenares de soldados de Rusia, Abkhazia, Bolivia, Belarus, Uzbekistan y Myanmar, entre otros, como se puede confirmar en el comunicado oficial del Ministerio de la Defensa de Rusia. Las tropas extranjeras se reunieron en el Fuerte Militar de Terepaima para realizar maniobras militares con las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas, en el marco de la competencia “frontera francotirador”.

Nicolas Maduro y el alto mando militar venezolano no acudieron a la inauguración “por razones de seguridad”, refirió el periódico español ABC. “Sólo los técnicos e instructores rusos, chinos e iraníes estuvieron a cargo del despliegue de 2.000 funcionarios y policías venezolanos de vigilancia”.

Desde la Brújula, intentamos acceder a la información oficial sobre la competencia “SNIPER FRONTIER” a través de la web oficial, pero no fue posible porque aparece el mensaje de “acceso denegado”, probablemente por encontrarnos en un país europeo. Igualmente, en Venezuela las actividades se llevaron a cabo con gran hermetismo, limitando el acceso únicamente a los medios oficiales controlados por el régimen de Maduro. Una situación que encendió las alarmas de los analistas de la región y en particular de Colombia, en donde los periodistas ya han señalado un movimiento inusual de tropas en la frontera con Venezuela.

Estos juegos bélicos coinciden con el informe de inteligencia publicado por Noticias RCN, con documentos secretos de las Fuerzas Armadas Bolivarianas que detallan las capacidades bélicas de Venezuela. “Desde el año 2019 y con el apoyo de Rusia, China, Irán y Cuba, habrían creado 5 batallones de infantería, 3 de ellos ubicados en la frontera con Colombia, donde permanecen alrededor de 100 militares rusos realizando entrenamiento en el uso de poderosos sistemas de artillería”, se lee en el amplio reportaje publicado por el reconocido medio de comunicación colombiano el pasado 04 de julio. Además, el informe asegura que las autoridades colombianas confirmaron que “las fuerzas armadas de Venezuela pasaron de tener planes militares de carácter defensivo a ofensivo” y “les preocupa” que estos batallones están a sólo 40 kilómetros de distancia de Colombia. “Venezuela tiene prevista la creación de dos batallones más, para un total de 7, de los cuales ya 5 están posicionados en los puestos de mando”, “para defender el régimen, incluso proyectando atacar territorio colombiano o cualquier amenaza externa”.

Entonces, ¿qué mensaje envía la presencia de los Army Games en Venezuela? “Estos ejercicios son sólo un pretexto. Desde hace años (en Venezuela) ha habido un asentamiento militar importante, desde el punto de vista estratégico, de organización del sistema y de doctrina militar de Rusia. Y, por supuesto, a través de La Habana que ha sido un intermediario permanente… El fondo de esto es ir asentando cada vez más la presencia militar rusa y de otras latitudes como China, Rusia, Nord Corea e incluso con Irán, para tratar de normalizar lo que ya había anunciado el difunto Hugo Chávez, para hacer contraposición a los Estados Unidos”, explicó el general en retiro del ejército de Venezuela en el exilio, Antonio Rivero, en una entrevista concedida al canal de noticias colombiano NTN24.

De hecho, el régimen de Maduro ni siquiera intenta esconderlo. “Sepan naciones del mundo que emergen en este nuevo orden que transita imbatible hacia la multipolaridad, que la Patria de Bolívar también es su casa. ¡Misión cumplida Venezuela!”, escribió el general venezolano Padrino López en su Twitter, confirmando el objetivo geopolítico de los Army Games en Venezuela.

Asimismo, el director del Centro para una Sociedad Libre Segura (SFS, por sus siglas en inglés), Joseph M. Humire, confirmó que los Army Games en Venezuela intentan normalizar la presencia militar de China, Rusia e Irán en América Latina. “En la invasión a Ucrania hemos aprendido que los ejercicios militares de Rusia son pretextos para movilizar tropas para operaciones en el futuro y eso es lo que creo que va a pasar en Venezuela, un precedente muy peligroso”, declaró a la periodista venezolana Carla Angola.

En este contexto, la Brújula conversó con el abogado y politólogo boliviano Carlos Sanchez Berzain, director del Interamerican Institute for Democracy, quien precisó que también hay que analizar lo que sucede en la región teniendo presente la vinculación de Venezuela en el grupo dictatorial conocido como “Socialismo del Siglo XXI”. “Es el Castrochavismo que está liderado por Cuba, su plataforma principal es Venezuela y sus dos satélites son Bolivia y Nicaragua, que además están apoyados por dos gobiernos para dictatoriales de países democráticos que son la Argentina de Fernández-Kirchner y el México de López Obrador. Ese es el contexto en el que hay que leer esto”.

¿Y cómo interpretarlo en el contexto de la invasión a Ucrania?

Cuando se produjo, todos estos países del Socialismo del Siglo XXI respaldaron de inmediato a Rusia, como una expresión natural. El tercer elemento, es que el denominado Socialismo del Siglo XXI o Castrochavismo no puede ser visto sólo como un proceso político, en realidad es un grupo de delincuencia organizada transnacional que ejerce el poder a través del terrorismo de Estado. Un terrorismo de Estado que logra el sometimiento del pueblo, violando derechos humanos y cometiendo crímenes de lesa humanidad. Además, Venezuela es un narcoestado y por eso cuando hablamos de Socialismo del Siglo XXI debemos hablar de crimen organizado y no de política.

Recuerdo que en el 2009 el Congreso de Estados Unidos advirtió en un informe la fuerte penetración del narcotráfico en Venezuela, con altos funcionarios y las Fuerzas Armadas implicadas. Con esos elementos, entonces, ¿qué está pasando en Venezuela?

Está pasando que el crimen organizado está reunido para utilizar a Venezuela como una plataforma de presión militar en contra de las democracias de las Américas, empezando por Estados Unidos y Canadá, es un acto de agresión. Además, si consideramos los acuerdos de Nicaragua con Rusia, la penetración Rusia y de Irán en Bolivia para el control del litio y la construcción de una planta nuclear en el Alto de La Paz, además de la operación conjunta con Cuba en la carrera armamentista con equipo ruso, la instalación de radares rusos en todos estos países entonces verá que se trata de una amenaza geopolítica muy seria.

Pero, el ministro de la Defensa de Venezuela ha desmentido todo, asegurando que “no va a haber ejercicios tácticos coordinados con otros países” y que “no implica el traslado de equipo militar”.

Eso es lo que dicen, pero qué juegos de guerra se hacen sin armamentos. Vuelan aviones hacen operaciones tácticas y lo mantienen en el más grande secreto. El traslado de tropas ya es un problema serio y las han trasladado a un narcoestado, estamos hablando de una organización criminal.

Sin embargo, en Europa no se habla del tema…

Lo han advertido muchos expertos de las Américas, pero en Europa se están concentrando únicamente en la invasión rusa en Ucrania. Por eso hay que informar a la opinión pública europea que Rusia está en un proceso de expansión que abarca las Américas y que estos juegos muestran que están usando la plataforma del Castrochavismo (Socialismo del Siglo XXI). Yo creo que hay que dar más información para que se vea que se trata de una amenaza mundial.