San Roberto de Molesmes por Ermes Dovico
ENTREVISTA

«Los gobiernos socialistas fomentan la migración para desestabilizar»

La emergencia de inmigrantes ilegales también hace estragos en la frontera entre México y Estados Unidos. La Brújula entrevista al padre Eduardo Hayen Cuarón, párroco de la Catedral de Ciudad Juárez, implicado en la acogida de 600 inmigrantes al día: «Gobiernos socialistas como los de Venezuela y Brasil fomentan la migración a Estados Unidos para desestabilizar el país».

Internacional 29_09_2023 Italiano

“Creo que la Iglesia católica no debe estar a favor de la inmigración ilegal como está ocurriendo hoy en el mundo. Eso sería apoyar el tráfico de seres humanos, el crimen organizado y las nuevas formas de esclavitud”. Estas palabras fueron escritas en un tuit por el padre Eduardo Hayen Cuarón el pasado 21 de septiembre; justo cuando en Europa y, sobre todo, en Italia está abierto el debate sobre la gestión de los flujos de migración irregular que llegan a través de las aguas del Mediterráneo.

El padre Eduardo Hayen Cuarón es el párroco de la Catedral de Ciudad Juárez y sus palabras resuenan en el contexto de la recién celebrada Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado del pasado 24 de septiembre, en donde el Papa Francisco exhortó que los migrantes deben ser “acogidos, acompañados, promovidos e integrados”. Ciudad Juárez se encuentra asentada a orillas del río Bravo, al noroeste de México, y es una de las ciudades fronterizas que en los últimos años han sufrido la llegada de la avalancha de migrantes que intentan atravesar la frontera hacia los Estados Unidos. Sólo este mes de septiembre los Agentes Federales han contabilizado la llegada de un millón 469 mil 787 migrantes, desde el 1º de enero al 23 de septiembre de 2023.

La Brújula conversó con el padre Eduardo Hayen Cuarón, quien reiteró que efectivamente los migrantes deben ser “acogidos, acompañados, promovidos e integrados”, pero “tiene que ser una migración controlada, no lo que estamos viviendo en este momento, donde los migrantes están descontrolando las sociedades que los reciben”.

Por ejemplo, “Ciudad Juárez es una sociedad que está acostumbrada a los migrantes, pero en los últimos tiempos causó mucha molestia a la misma ciudadanía, porque se ven a los migrantes en todas las calles pidiendo limosna, cometiendo delitos, empezó a ser molesta la migración. Entonces, bienvenidos los migrantes, pero con orden”.

¿Qué lo motivó a escribir el tuit del pasado 21 de septiembre?

Al ver lo que sucede en el Mediterráneo y el peligro al que se exponen los migrantes; y al ver cómo los gobiernos socialistas del continente americano, como por ejemplo Venezuela y Brasil, están exportando gente, que se están viniendo hacia Estados Unidos para desestabilizar el país. Y pasan por peligros gravísimos igual como los que escapan de África hacia el Mediterráneo. Aquí viene gente desde Chile, Ecuador y Perú, y últimamente muchísimos venezolanos y colombianos, que vienen por la Selva del Darién que es peligrosísima y tienen que hacer una travesía de diez países para llegar hasta la frontera de Estados Unidos. Esto evidentemente tiene un trasfondo político, porque podemos percibir una migración provocada. Además, el presidente Biden parece que está incentivando la migración (Ver video de Fox News en donde las fuerzas de seguridad dejan pasar a los migrantes hacia Estados Unidos).

En Italia se calificó de “apocalipsis” la situación en Lampedusa cuando llegaron 7 mil migrantes en tres días a mediados de septiembre. Ciudad Juárez recibe 9 mil personas diarias, ¿cómo se vive la crisis migratoria en su ciudad?

Hemos visto una explosión de la migración en los últimos 3 o 4 años, incluso antes de la pandemia, pero en los últimos meses hemos visto un aumento descomunal, que ha originado un absoluto descontrol. La Catedral, por encontrarse en el centro, siempre es un punto de referencia para los migrantes y atendemos 600 personas diarias. Desde hace algunos años les ofrecemos asesoría legal, ayuda psicológica y espiritual, y tenemos un comedor que funciona desde la mañana hasta la tarde. La diócesis tiene la Casa del Migrante, en donde también se les brinda hospedaje gratuito, y hay otras parroquias que también han abierto sus puertas para ayudar, pero la situación ha superado nuestra capacidad.

¿A qué peligros se exponen los migrantes para llegar hasta Ciudad Juárez?

Llegan desde el sur del país, sobre todo a través del ferrocarril. Viajan en el techo de los vagones de carga, viajan guindados de los vagones, en la intemperie. Es un viaje muy peligroso, muy riesgoso, pueden caerse. Vemos mujeres embarazadas y niños arriba de los vagones, es una situación que atenta contra la dignidad de las personas, por el peligro que se exponen cuando el tren va cruzando por los pueblos del sur, pues les avientan comida y botellas de agua; mientras que el tren nunca se detiene hasta llegar a la frontera, a Ciudad Juárez. Y en el río Bravo hay alambres de púa dentro del agua, lo cual es muy peligroso para los migrantes que intentan cruzar a pie hacia Estados Unidos. El peor país para un migrante es México, en donde viven la prueba más dura antes de entrar a Estados Unidos.

¿Por qué?

Porque aquí hay un narcotráfico que controla el tráfico de seres humanos, no solamente las drogas. El tráfico de seres humanos se ha convertido en el mayor negocio del mundo, después de las ventas de armas. Los polleros, como se llaman a los traficantes de seres humanos, les piden un dineral a los migrantes; muchas mujeres son abusadas y otros mueren en el intento de llegar a Estados Unidos.

Entonces, ¿cuál debe ser el rol de la Iglesia?

Como Iglesia debemos dar un servicio humanitario, atenderlos, darles una mano en lo que podamos hacer, no depende de nosotros la solución sino de los gobiernos. Pero sí nos toca denunciar las políticas migratorias fallidas de los gobiernos, dejando que la migración se descontrole de esta manera. Es un fenómeno político que a mi juicio es provocado.



ESTADOS UNIDOS

Azotes en la frontera, la acogida del católico Biden

24_09_2021 Stefano Magni

La primera imagen llamativa de la última crisis migratoria en la frontera entre México y Estados Unidos es la de policías montados que utilizan el lazo de sus caballos como látigo para ahuyentar a masas de emigrantes de la ribera norteamericana del Río Grande. ¿No era Biden el presidente católico que se oponía al “hombre del muro”? Necesitamos una reflexión seria sobre el criterio de votación. Y sobre la moralidad de las políticas migratorias.