San Pablo VI por Ermes Dovico

Hèctor Aguer*