San Eliseo por Ermes Dovico
FOTOS DE SÍMBOLOS

Del Orgullo Gay a la pedofilia: Holanda lidera el camino

El movimiento holandés del Orgullo Gay celebra su 25º aniversario con un concurso fotográfico y premiando una repugnante fotografía en la que aparece una niña de dos años rodeada de hombres sadomasoquistas. ¿La motivación? El estribillo habitual sobre los prejuicios y la diversidad. Aquí está la representación de la “libertad” a la que aspira el movimiento LGBTI: el futuro de los hombres bondage, que es el sexo extremo y violento, y sus posibles atenciones a la niña. El silencio de la Comisión Europea, feroz contra Polonia y Hungría por su firme oposición a las ideologías homosexualistas en la infancia y que por el contrario calla ante esta pedofilia generalizada y cada vez menos latente, da escalofríos.

Uno de los premios del concurso fotográfico del Orgullo Gay en Amsterdam lo ha ganado Jan van Breda. Se trata de una foto de una niña rodeada de hombres con ropa de bondage: ha ganado un premio tras presentarse al concurso. El prolongado silencio europeo sobre la propagación de la cultura pedófila es preocupante. La foto fue tomada en 2008 en el Zoutkeetsgracht, uno de los canales artificiales de la ciudad. A continuación, los hombres se subían a un barco arco iris especializado en representaciones fetichistas. La niña, Jetske, que tenía dos años en ese momento, estaba jugando cerca del columpio. Se presentaron más de 13.000 fotos, pero tres de ellas acabarán en los libros de historia.

Los fotógrafos también recibirán un premio de 2.500 euros cada uno. La organización del Orgullo Gay hizo un llamamiento para que se enviaran las fotos más icónicas, significativas y estéticas para celebrar los 25 años del Orgullo Gay de Ámsterdam. Finalmente se eligió una selección de cincuenta fotos para la exposición al aire libre “Celebrar la diversidad”, del 23 de julio al 10 de agosto, en el Vondelpark, el principal parque de la capital holandesa, de la que un jurado eligió tres ganadores.


Lucien Spee de Castillo Ruiz, director del Orgullo Gay de Amsterdam, describió la exposición de finales de julio como un himno a la libertad, donde “toda la comunidad está representada... jóvenes, mayores, trans, color, fiesta, profundidad, lucha, todo está ahí. En eso consiste el Orgullo Gay. El Orgullo Gay es algo más que las caras que la gente ve por fuera”.

Las fotos incluían a un sacerdote casando a dos mujeres en una iglesia, a un hombre vestido de “Madonna” sosteniendo a un bebé en pañales y a otra persona simulando caminar sobre el agua; no todas eran blasfemas, pero sí un buen número.

La foto premiada por ser la más estética fue tomada por Jan van Breda. “Esta foto capta de forma sublime, en su composición -niña en primer plano, hombres preparándose para el Desfile del Canal en el fondo, cada uno ocupado en sus propias actividades- lo que esperamos que siga siendo evidente: que, sin prejuicios y casi sin preocupaciones, todos podemos coexistir. También es el retrato de un (soñado) futuro alegre y despreocupado”, escribió el jurado en su comunicado de prensa oficial del 8 de agosto.

La noticia y la fotografía de la que hablamos fueron divulgadas con orgullo por el periódico de la ciudad “Ecth Amsterdam Nieuws” el 10 de agosto y luego relanzadas por el sitio web estadounidense y conservador “Post Millenials News” el 11 de agosto. ¿Nadie se pregunta por qué la fotografía se expuso 13 años después de haber sido tomada? ¿No hay preguntas sobre lo que pasó con esa niña que ahora es una adolescente? ¡Vamos, esto es Holanda! El Partido Pedófilo Holandés que defiende el amor al prójimo, la libertad y la diversidad, está legalmente activo en sus múltiples actividades. Aun sin hacer analogías entre las doctrinas LGBTI y la pedofilia, hay que tomar nota de que no sólo la imagen premiada en los últimos días habla de una posible violencia “lúdica” contra los niños, sino que entre los conceptos expresados en la motivación del premio y los de los programas culturales y políticos del partido pedófilo hay similitudes “desconcertantes”.

Pistas. ¿A qué se refieren las palabras “sin prejuicios y casi sin preocupaciones, donde todos podemos convivir” y el “retrato de un futuro (soñado) alegre y sin preocupaciones”? ¿El futuro de la niña del columpio? El futuro del bondage masculino, que es el sexo extremo y violento, y sus posibles atenciones a la niña? ¿El futuro de una familia de hombres de sexo violento que tienen un bebé? ¿Sería ésta la representación de la “libertad” a la que aspira el movimiento LGBTI? ¿Sólo el holandés?


Puede ser también una coincidencia que este año en el mes de junio, dedicado por el mundo ateo occidental a las celebraciones LGBTI, haya habido una proliferación sin precedentes de contenidos LGBTI para niños en los medios de comunicación de muchos países occidentales y en las plataformas televisivas mundiales: dibujos animados, videoclips, drag queens, ladrillos de Lego, personajes de cómic. Premiar en 2021 por su ejemplaridad una fotografía de una niña rodeado de hombres con trajes de bondage y comentarla como la representación de un futuro soñador y despreocupado da escalofríos.

Resulta chocante que la Comisión Europea, que lleva años arremetiendo contra Polonia y Hungría por su firme oposición a las ideologías LGBTI en las escuelas y su defensa de la integridad y la pureza de los niños, persista en su silencio ante una pedofilia generalizada y cada vez menos latente. No es necesario añadir más. La foto premiada en Ámsterdam, los comentarios entusiastas y los silencios cómplices hablan básicamente por sí mismos, pero si este es el futuro que se está preparando para nuestros hijos y nietos, es necesario luchar hasta el final por la defensa de los niños.