• ELECCIONES

Colombia roja: triunfó del narco comunismo latino

El nuevo presidente de Colombia Gustavo Petro “es un hombre del narco sistema comunista”, que tiene su origen en los movimientos que tarde o temprano se suman a los sistemas de financiación del crimen organizado y que han conquistado países a través del chavismo y la evolución de lo que conocemos como el Foro de San Paolo.

Italiano

La elección del progresista Gustavo Petro como presidente de Colombia marca un hito en el continente americano: no sólo es el primer gobierno de izquierda en la historia de su país, es además el cuarto y último miembro de la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú) que vira a rojo. Un proceso que empezó en diciembre de 2018, con la elección de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en México. Después, los candidatos de izquierda llegaron al poder en Perú, Chile y, este fin de semana, el exguerrillero lo ha hecho en Colombia.

Resisten Guatemala, Uruguay, Paraguay, Ecuador y Brasil, pero éste último país celebrará elecciones a finales de este año y la izquierda ya aparece con buenas perspectivas con el líder Lula da Silva. ¿Qué hay detrás de Petro y de estos cambios políticos en la región? el Foro de San Paolo. El movimiento creado en São Paulo en 1990 y que reúne a los grupos políticos de izquierda latinoamericanos.

Gustavo Petro es un economista de 62 años y exmiembro de la guerrilla nacionalista del M-19, desmovilizada en 1990. “Estamos ante un proyecto peligrosísimo, más peligroso que los otros porque lleva muchísimo más tiempo preparándose”, advirtió claramente el europarlamentario Hermann Tertsch.

Según Tertsch este triunfo no es improvisado: el nuevo presidente de Colombia “es un hombre del sistema narco comunista, que tiene su origen en todos estos movimientos que tarde o temprano se van uniendo a los sistemas de financiación del crimen organizado y que han ido cogiendo países a través del chavismo, a través de la evolución de lo que conocemos como el Foro de San Paolo y que luego se expandió con Chávez a partir del 2000”, expresó en una conversación con la periodista Maibort Petit (ver video aquí).

Lo confirmaron los mensajes de felicitación de sus aliados. Este triunfo es “fruto del proceso histórico de luchas populares contra la oligarquía local y que se ha fortalecido tras el paro nacional del 21 de noviembre de 2019”, afirmó el Partido Comunista de Venezuela (PCV) a través de un comunicado. La secretaria ejecutiva del Foro de Sao Paulo, Mónica Valente, escribió en Twitter: “desde el Foro de Sao Paulo saludamos al Pacto Histórico, al nuevo presidente Gustavo Petro y a la nueva vicepresidenta Francia Márquez”; y Nicolas Maduro sentenció: “Nuevos tiempos se avizoran para este hermano país”.

En fin, a partir del 7 de agosto se ampliarán exponencialmente los negocios del narco en el continente americano: “el crimen organizado e ideologizado va tomando el poder de los Estados para utilizar el Estado como el marco de sus negocios criminales. Eso es lo que está pasando en toda América y no sólo, tienen sus tentáculos en África, en Oriente Medio y Terán. Tenemos los agentes externos que también actúan en estas fuerzas como Moscú y Hez bolá. Y Petro es uno de ellos, por lo que no va a cambiar y convertirse en un demócrata liberal. Es un comunista que quiere un régimen comunista en Colombia”, puntualizó Tertsch.

Un futuro nada alentador, si vemos los desafíos que debe afrontar el candidato del Pacto Histórico. Hoy Colombia tiene un alto déficit fiscal (el 7,1 % del Producto Interno Bruto), así como alarmantes indicadores de pobreza (39,3%) y desempleo (12,1%), según datos de France24; con la dificultad de que el país se encuentra profundamente polarizado, como lo demuestra el 50,44% de los votos obtenidos en la segunda vuelta, frente al 47,03% del empresario Rodolfo Hernández.

“La jaula se está cerrando en Bolivia como hace lustros en Venezuela y hace más de medio siglo en Cuba. La misma jaula se ultima en Perú y Honduras, se instala en Argentina, Chile y Colombia y se diseña para Brasil”, escribió Hermann Tertsch en su Twitter. “Sin unión y movilización de los defensores de la libertad, la democracia y la civilización occidental, Iberoamérica puede ser pronto un inmenso campo de concentración y laboratorio del narco comunismo, donde solo el terror pueda acallar los lamentos de miseria y esclavitud”, vaticinó.

 

Dona Ora

Italiano