San Romano de Condat por Ermes Dovico
VASECTOMIA

Castrado por el medio ambiente: la nueva campaña contra la vida

El Día Mundial de la Vasectomía, hace 9 años, propuso una práctica dolorosa en términos cautivadores: la esterilización masculina, una castración parcial. Hoy en día, los medios de todo Occidente promocionan la práctica como una alternativa al aborto. Y sobre todo como una decisión “ética” para salvar al planeta de la superpoblación.

Vida y bioética 18_01_2022 Italiano English

Hace casi una década, la Brújula comentaba sobre el lanzamiento del “Día Mundial de la Vasectomía”, simplemente la castración masculina parcial a través de la resección parcial de los conductos deferentes, los canales de esperma en el pene masculino. Hace unos meses se inició en todo Occidente una campaña mediática mundial para promover esta terrible práctica, anunciada como una forma de solidaridad responsable con las mujeres y contra las limitaciones del aborto en varios países y, además, como un extraordinario acto de generosa decisión para salvar el planeta.

Hace nueve años, la vasectomía incluso se promovió en las regiones asiáticas del mundo con un video en vivo de operaciones en Australia, patrocinado por Planned Parenthood y la OMS sobretodo. La intención anunciada era luchar contra el hambre, eliminando la vida humana de los no nacidos y/o la integridad procreadora de mujeres y hombres con aborto, anticoncepción, laparoscopia y vasectomías. El mensaje malthusiano, por lo tanto, eugenésico, no era muy popular en ese momento y esto fue confirmado por la preocupación del Dr. Stein, que entonces había participado en vasectomías en vivo: “La parte más difícil es hacer que la vasectomía parezca atractiva”. Ahora la gran caja de titiriteros del mundo parece haber encontrado dos nuevas estrategias para difundir los dogmas de Malthus, su racismo atávico que ahora se dirige hacia los hombres occidentales.

El pasado 13 de agosto fue el siniestro The Guardian de Londres que se lanzó a la carga con un llamamiento dirigido a todos aquellos que promueven la vida humana desde la concepción: ¿Estás en contra del aborto? Entonces considera hacerte una vasectomía. Un título y contenido absurdo y excéntrico que, sin embargo, marcaba un camino para impulsar la nueva corriente anhelada por los amantes del maltusianismo (“cuanto menos tengan hijos, mejor estaremos montados en el poder”). A raíz de la controversia sobre las leyes de Texas y Mississippi que limitan el aborto, muchos actores y actrices de Hollywood pidieron en septiembre pasado imponer, en protesta, “leyes que obligarían a los hombres a hacerse la vasectomía”. Solicitudes atendidas rápidamente en octubre por el congresista demócrata de Pensilvania Christopher Rabb, quien presentó una ley para imponer la vasectomía a todos los hombres que fueran padres de al menos 3 hijos o que tuvieran al menos 40 años de edad.

A principios del pasado diciembre fue la cadena australiana de medios de comunicación ABC la que subrayó y exaltó la ejemplar decisión de Aaron, un joven de veinticuatro años tan inflado por los “bulos alarmistas sobre el fin del planeta”, quién describía su drástica decisión de “salvar la tierra” con la propia vasectomía. Siguiendo además otros artículos en The Guardian a favor de la elección responsable de muchos opositores del cambio climático de no tener hijos y sacrificar su fertilidad por la “salvación del planeta”. Los días 26 y 27 de diciembre, el Washington Post informó cómo y qué heroico crecimiento de los “actos de amor” de hombres en todo Estados Unidos que decidieron someterse a la vasectomía para mostrar su solidaridad con las mujeres estadounidenses sujetas a leyes que limitaban el aborto.

En pocas palabras, hombres cástrense, porque a las mujeres se les podría prohibir matar a los hijos que llevan en su vientre. En el ámbito “médico”, el “Rey de la vasectomía” y cofundador de la “Jornada Mundial” Doug Stein de tal práctica declaró cómo se multiplican sus viajes y conferencias por el mundo para presentar sus técnicas y difundir el acto de amor de castración masculina. El 29 de diciembre fue el polemista televisivo y ferviente partidario de los demócratas Keith Olbermann quien atacó, a través de las redes sociales, al senador republicano Mitt Romney por haber publicado a su vez la fotografía de su numerosa familia en las felicitaciones navideñas, después de haberlo invitado a imponer a sus hijos una vasectomía. El aumento de las operaciones de vasectomía en muchos estados de EE. UU. ha crecido en al menos un 15% en los últimos meses, principalmente hombres jóvenes con creencias liberales que se operan espontáneamente, por solidaridad y protesta contra las leyes provida. En estas primeras semanas de enero la campaña por el control de la población mundial, con la supresión de la fertilidad masculina, no disminuyó en absoluto.

Deutche Welle ha difundido estos días en su web un breve vídeo que exalta las elecciones responsables y felices de muchos jóvenes alemanes que deciden amar el planeta tierra hasta el punto de no querer hijos para toda la vida (Child free for the climate). En Inglaterra, incluso el Parlamento de Westmister recordó el 11 de enero el papel que podría desempeñar la vasectomía para hacer frente a la eco crisis mundial, un tema planteado por el liberal demócrata Lord Jones de Cheltenham, pidiendo a los políticos dar un buen ejemplo y al gobierno adoptar una política que imponga a los padres de familias inglesas numerosas a someterse a la vasectomía, para evitar el verdadero drama del planeta: la superpoblación.

Vuelve el espectro de la eugenesia y el maltusianismo, con vestiduras amorosas y persuasivas, hoy quiere arrastrar a la ruina a varones jóvenes y adultos. El artículo de The Guardian lo confirma, la campaña de terrorismo climático contra niños y adultos occidentales está en marcha, al “acto de amor” que ha extendido la eutanasia en todos los países del mundo queremos añadir el “'Acto de amor” que ahora quiere imponer la esterilización de jóvenes y adultos. No es una simple coincidencia, es la tiranía del poder de hoy que quiere borrar el pasado y el futuro de la humanidad.