Santiago el Mayor por Ermes Dovico
EXCLUSIVA

La profecía de sor Rosalina: “Mancini, ganarás la Eurocopa”

“Roberto, ganarás la Eurocopa porque tienes a la Virgen contigo”, le dijo sor Rosalina Ravasio a Mancini en diciembre de 2019, con motivo de una de las visitas del entrenador de la selección italiana a la Comunidad Shalom-Regina della Pace de Palazzolo sull'Oglio, que la religiosa fundó hace 35 años. Con Mancini, que tiene “una fe sencilla pero profunda” y que además tiene una historia particular con Medjugorje, la Virgen está sembrando “una semilla de evangelización”, asegura la hermana.

Deporte 14_07_2021 Italiano English

“Roberto, vas a ganar la Eurocopa porque la Virgen está contigo y puedes ser una semilla de evangelización”. Sucedió el 19 de diciembre de 2019, el diálogo tuvo lugar en la comunidad de recuperación Shalom-Regina della Pace en Palazzolo sull'Oglio (Brescia): quien dirigió estas palabras a Roberto Mancini, entrenador de la selección italiana de fútbol, fue la hermana Rosalina Ravasio, fundadora de la comunidad hace 35 años (y conocida firma de la Brújula Cotidiana).

La Brújula estuvo presente en la escena, una fiesta para intercambiar saludos navideños con la presencia de un viejo amigo de la comunidad, Mancini. No fue un deseo, por mucho que saliera del corazón; no fue una especie de autosugestión originada por los buenos deseos de una amiga; sino la certeza de un plan que debe cumplirse, al que el propio protagonista debe adherirse con fuerza y confianza. Una certeza acompañada de un abrazo y una bendición con la clásica señal de la cruz dibujada con el pulgar derecho en la frente de Mancini.

Por aquel entonces, la Eurocopa aún no se había trasladado a 2021 por culpa de Covid (la fecha fijada era el verano de 2020). De hecho, la pandemia aún estaba por llegar; y nadie, en cualquier caso, podía imaginar ni apostar seriamente por la victoria del equipo italiano. Por muy bien que hubiera empezado Mancini su trabajo con la selección, la herida de la eliminación en la fase final del Mundial 2018 estaba todavía fresca y el joven equipo “azzurro” parecía todavía demasiado lejos de las grandes selecciones del continente.

Pero la certeza con la que sor Rosalina, hace ya año y medio, “vio” la victoria de la Italia de Mancini no nos dejó indiferentes y seguimos con creciente curiosidad y expectación las fases finales de la Eurocopa hasta la confirmación, el pasado domingo por la noche, de lo que se preveía.

Hace tiempo, respondiendo a una pregunta que relacionaba la increíble victoria como entrenador del Manchester City en el campeonato inglés de 2012 con la protección de la Virgen (había estado en Medjugorje el 25 de marzo, fiesta de la Anunciación, y el partido decisivo fue el 13 de mayo, aniversario de la primera aparición de Fátima), Mancini dijo que Dios y la Virgen tienen cosas más importantes en las que pensar que el fútbol, pero que “la gente que reza tiene ayuda”.

Para la hermana Rosalina la ayuda está motivada por el hecho de que la Virgen ve en Mancini una posibilidad de evangelizar a través de su testimonio de “una fe no ostentosa, sino sencilla y profunda”. El entrenador de la selección italiana nunca ha ocultado la fe católica en la que creció de niño, en su Jesi natal, en la región de Le Marche. También creció en el oratorio de la parroquia de San Sebastiano, que estaba a pocos metros de su casa, desde sus inicios hasta su traslado a Bolonia a los 14 años. Y aunque durante algunos años, como muchos jóvenes, se alejó de la Iglesia, volvió después con mayor convicción.

Su relación con Medjugorje es particular: oyó hablar mucho de él al capellán del equipo del Sampdoria, el padre Mario Galli, que viajaba hasta allí desde los primeros años de las apariciones. Pero nunca pensó en ir a Medjugorje –aunque el padre Galli se había convertido en su confidente y director espiritual-, hasta marzo de 2012. Unos meses antes había tenido un extraño sueño en el que la vidente Vicka –a la que nunca había visto-, en medio de un grupo de personas, le miraba intensamente a los ojos y después le daba un beso en la frente: “Tuve la sensación del contacto físico de una persona a la que, sin embargo, nunca había visto ni conocido en vida”, relató Mancini. Y, acompañado por el periodista Paolo Brosio, Mancini decidió ir a Medjugorje, donde pudo conocer a Vicka en persona, contarle lo que había sucedido y oírle decir con una sonrisa: “Es la Virgen la que lo hace todo, nosotros abrimos nuestros corazones y Ella nos dice lo que tenemos que hacer”.

Desde entonces, Mancini ha vuelto a Medjugorje en otras ocasiones, al igual que lleva años volviendo a la Comunidad Shalom de sor Rosalina, a la que conoció por primera vez cuando era entrenador del Inter en 2005. Los presentó un hombre que entonces formaba parte de la plantilla del Inter, Gianluca Bergamaschi, mental coach y gran amigo de la Comunidad. Desde entonces, Mancini ha seguido visitando y dedicando tiempo a los jóvenes de la Comunidad que están en vías de recuperación de la adicción. Como entrenador del Inter las visitas eran periódicas, pero incluso ahora, cuando está en el norte de Italia, intenta hacer de vez en cuando un viaje a Palazzolo. Y en cualquier caso siempre está en contacto con la Comunidad. Por eso la hermana Rosalina lo conoce muy bien y nos confía también que hubo una videollamada en vísperas de la semifinal contra España, mientras que en vísperas de la final contra Inglaterra hubo un intercambio de mensajes en el que la hermana Rosalina volvió a confirmar la certeza de la victoria. Y efectivamente, así fue.