• entrevista

"La crisis venezolana no es culpa de las sanciones, sino del régimen"

“Venezuela es la cabeza del mal en la región, el crimen organizado que está en el poder trata de manipular la información”. Entrevista a los líderes de La Causa R que denuncian los “tentáculos a nivel internacional, de Irán, Rusia y Cuba para hacer creer que “los venezolanos no tienen gas y mueren de hambre debido a las sanciones, pero no es así. Las sanciones no son contra los venezolanos, sino contra las personas (del régimen) que violan los derechos humanos”.

Italiano

“Venezuela es la cabeza del mal en la región, por lo que el crimen organizado que se hizo del poder está tratando de tergiversar”, advirtió la diputada venezolana Mariela Magallanes, señalando que el régimen, apoyado por “sus tentáculos internacionalmente”, intenta desviar la atención de lo que realmente está sucediendo en Venezuela, “para hacer creer que los venezolanos no tienen gasolina, se mueren de hambre, no tienen luz y no tienen hospitales funcionando debido a las sanciones, pero no es así. Las sanciones no son contra los venezolanos, sino contra los individuos (del régimen) que violan los derechos humanos”.

Por esta razón, “esperamos más presión de la comunidad internacional contra la cúpula del régimen, para restaurar la democracia en Venezuela a través de un gobierno de emergencia nacional”, dijo Diego Mendoza, secretario general de La Causa Radical (La Causa R), desde Caracas, durante un encuentro virtual con periodistas internacionales. La Causa R es un partido de izquierda, pero también es un gran opositor al régimen, hasta el punto de tener a dos diputados exiliados y que estuvieron refugiados en la embajada italiana en Venezuela: Mariela Magallanes (esposa de un ciudadano italiano) y el italiano-venezolano Américo De Grazia.

Y para no reducir el conflicto venezolano a una lucha entre izquierda y derecha, se deben escuchar otras voces disidentes, como la de los radicales, que confirman que el país está bajo el control del crimen organizado internacional. “Las sanciones que se han aplicado hasta ahora son sanciones individuales y obviamente se está intentando controlar la gestión ilegal que Venezuela está llevando a cabo en el comercio internacional, a través de la inyección de dinero del narcotráfico y la extracción ilegal de oro y otros minerales (como el coltán), que no pasa por el control de la Asamblea Nacional, por lo que no pasa por el control del pueblo venezolano; incluso el Banco Central de Venezuela no tiene una cifra exacta de la cantidad de oro y de diamantes que se extraen”, dijo Luis Trincado, secretario de organización de La Causa R, conectado desde Caracas.

“El discurso de Rusia es cínico, porque quiere seguir dando oxígeno a Nicolás Maduro”, advirtió Trincado, refiriéndose a la solicitud del gobierno de la Federación Rusa a las Naciones Unidas para aliviar las sanciones a Caracas. “Rusia, China, Irán y Cuba están teniendo cierto éxito en la narrativa global sobre las sanciones, en ese tradicional antimperialismo norteamericano. Tratan de reducir el tema de que lo que está sucediendo en Venezuela es por culpa de las sanciones, pero quienes viven en Venezuela, como yo, sabemos que estas circunstancias que estamos viviendo no son producto de ninguna sanción”, explicó.

“Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del planeta y no tiene gasolina. Tenemos las reservas de agua más importantes del hemisferio y no tenemos agua. Tenemos las reservas de gas más importantes del continente, después de Bolivia, y no hay gas. Las sanciones no están relacionadas con la precariedad en que vive la familia venezolana. Las sanciones comenzaron gradualmente en 2015, pero antes de 2018, tanto Chávez como Maduro, administraron más de 700 mil millones de dólares a través de la renta petrolera, sin contar otros ingresos, y hoy somos el país con las peores condiciones de vida en la región, equivalente a Haití”, agregó Mendoza.

“El régimen de Maduro no puede ser visto como un gobierno normal. El régimen de Maduro debe ser visto como una organización criminal”, dijo el diputado Americo De Grazia. Además, denunció la alianza del régimen de Maduro con Irán: “No hay nada funcionando de Irán en Venezuela. ¿Cuál es el beneficio que se rinden culto unos a otros? Es una organización terrorista internacional: se otorgan pasaportes, camuflajean recursos, extraen oro y, por supuesto, Venezuela es la zona en donde se entrenan. La relación de Venezuela con Irán, con Siria, con Hezbolá no es otra cosa que un entramado criminal y terrorista”.

Frente a esta red criminal, “no veo una salida sin una amenaza creíble de los aliados internacionales”, reiteró De Grazia, porque ellos “(Rusia, Irán y Cuba) están allí, operan allí y, obviamente, cada día los venezolanos tenemos mucho menos posibilidad de maniobra”.

Italiano