San Leónidas de Alejandría por Ermes Dovico
ENTREVISTA / SAVANNAH DUDZIK

JMJ: en oración ante Jesús encerrado... en una caja

Un trato indigno reservado a la Eucaristía ha suscitado la reacción y reparación de algunos jóvenes. Entre ellos estaba Savannah, de 22 años, que narró a la Brújula lo que los jóvenes realmente piden a la Iglesia.

Ecclesia 12_08_2023 Italiano English

Que los jóvenes son la esperanza de la Iglesia, como enseña el Concilio Vaticano II (Gravissimum educationis, n. 2: EV 1/825), quedó bien demostrado durante los días de la JMJ. No tanto -o al menos no solo- por la extraordinaria participación con más de un millón y medio de peregrinos. De hecho, una de las imágenes icónicas del evento está resultando la de los tres niños arrodillados en oración frente a tres cajas grises colocadas una encima de la otra. Contenedores de plástico en los que alguien había decidido colocar, con poca dignidad, la Sagrada Eucaristía. La indignación por el trato reservado al Cuerpo de Jesús fue redimida por el testimonio de fe de estos tres jóvenes católicos estadounidenses. Cuando ya la foto era viral en las redes sociales, Savannah Dudzik, de 22 años, que llegó a Lisboa desde Florida, se reconoció en la chica del vestido blanco en adoración y reivindicó el gesto en su perfil de Facebook, sin ocultar la indignación por haber sido testigo de lo que considera una falta de respeto a Nuestro Señor. La Brújula Cotidiana la entrevistó.

Savannah, ¿esperabas que tu foto rezando en la JMJ se hiciera viral?

Absolutamente no. ¡Ni siquiera sabía que se había tomado esa foto! Mucho menos esperaba que se volviera viral. En los días inmediatamente siguientes no supe de esta foto ni imaginé que tanta gente estuviera tan enfadada como nosotros por ese trato a la Santísima Eucaristía. Lo descubrí hace pocos días al verla circulando por internet.

Cuéntanos qué sucedió.

El sábado por la noche, mis amigos y yo regresábamos de la Adoración Eucarística cuando vimos a algunas personas arrodillarse dentro de una carpa en dirección a lo que parecía una planta apoyada sobre unas cajas grises. Al principio estábamos confundidos, no sabíamos por qué estaban orando. Así que le pregunté a una de las señoras arrodilladas y me dijo que Jesús estaba en las cajas. En ese momento me di cuenta de que Jesús había sido colocado dentro de las cajas grises.

¿Qué pensaste?

Pensé que era irrespetuoso, no entendía cómo pudieron haber elegido exponerlo a la adoración de esa manera. Mis amigos y yo estábamos muy enojados. Inicialmente nos fuimos, luego decidimos regresar y rezamos un Rosario de reparación.

¿Alguien más se unió a ustedes?

Más tarde, en la noche, muchas más personas vinieron a adorar, pero en ese momento estábamos solo nosotros tres y otras dos personas que ya estaban allí.

¿Es cierto que denunció el episodio a las autoridades eclesiásticas?

Sí, hace cuatro días envié un correo electrónico a la Santa Sede, a la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos, a varios obispos y secretarios, así como a los organizadores de la JMJ. Pero hasta el momento no he recibido respuesta.

Durante tu estancia en Lisboa, ¿viste otros episodios de falta de respeto a Cristo en la Eucaristía además de ese?

He escuchado a algunas personas hablar sobre otros abusos, pero no he visto ninguno en primera persona, así que no quiero dar información equivocada.

En general, ¿qué impresión te dejó tu experiencia en la JMJ?

Creo que fue un evento hermoso. Mostró cuán universal es la Iglesia Católica porque casi todos los países estuvieron representados en la JMJ. Fue bueno ver que la Misa de apertura fue muy solemne. La Ciudad de la Alegría era hermosa, había cientos de confesionarios, sacerdotes confesando en un campo abierto. Y había muchas organizaciones diferentes de todo el mundo.

¿Aspectos negativos?

Creo que la última noche, en Campo da Graça, donde ocurrió el episodio de las cajas, mostró los lados negativos. Hubo muchos abusos, no necesariamente en la Eucaristía, pero aun así hubo muchos abusos litúrgicos.

¿Volverías?

Sí, volvería a la JMJ porque creo que, en general, es una oportunidad maravillosa para que se encuentren jóvenes de todo el mundo. Creo que se podrían haber hecho mejor algunas cosas, pero entiendo las dificultades de organizar un evento con más de un millón de personas. Entonces, en general, creo que la JMJ fue hermosa. Es cierto, ocurrieron abusos litúrgicos, pero esto no debe impedir que alguien vaya en el futuro.

Las imágenes de Don Guilherme Peixoto, el cura DJ de la consola que tocó música tecno el domingo por la mañana antes de la Misa del Papa, han reavivado el tema de cómo la Iglesia puede acercar a los jóvenes. ¿Crees que ese es el camino correcto?

Los domingos por la mañana, cuando los jóvenes van a la iglesia, no buscan un ambiente de discoteca. Y esto es lo que nos fue dado el último día de la JMJ. Los jóvenes están buscando algo sagrado, algo que los acerque a Dios, y eso lo tenemos desde hace miles de años en la Iglesia Católica a través de música hermosa, música tradicional que siempre se ha tocado en la Misa. Entonces, no piensen que necesitamos un sacerdote que trata de complacer a los jóvenes. No es lo que queremos. No es lo que pensamos que es hermoso. Todo lo que buscamos es la tradición de la Iglesia Católica.