• EL SOCIALISMO Y LOS EXTRATERRESTRES

Informe de la CIA sobre los ovnis: ¿Un experimento social?

La CIA ha publicado las investigaciones relativas a los ovnis. Lo que está ocurriendo recuerda a la extraña “broma” de la cadena estadounidense CBS que hizo entrar en pánico a la población con la puesta en escena de “La guerra de los mundos” de H. G. Wells, vicepresidente honorario de la Clínica Portman, una rama del Instituto Tavistock que investigó el “cambio de paradigma”, que consiste en un cambio drástico y completo del pensamiento tras un shock psicológico. Esto levanta algunas sospechas sobre la divulgación de material secreto.

Italiano English

¿Hay formas de vida inteligente en la Tierra? Perdón, quería decir: ¿hay formas de vida inteligente en el espacio?

La CIA, quién sabe por qué, ha publicado un informe sobre la investigación de los ovnis. Debe ser realmente grave, porque un influyente ex presidente de Estados Unidos y premio Nobel de la Paz, Barak Obama, se ha jugado su credibilidad al confirmar el asunto: “Hay imágenes y grabaciones de objetos en los cielos que no sabemos exactamente qué son. No podemos explicar sus trayectorias, no se movían en un patrón fácilmente explicable, por lo tanto espero que la gente se tome en serio el intento de investigar y averiguar de qué se trata”. ¿Podemos imaginar fuentes más serias y autorizadas?

La historia de los avistamientos de ovnis comenzó en 1947, en Estados Unidos; desde entonces, los informes se han multiplicado en todo el mundo, con fotos, películas y testimonios. Sin embargo, hay un curioso episodio que precede al inicio de esta historia en al menos una década.

En 1938, la emisora de radio CBS emitió un guión titulado “La guerra de los mundos” (The War of the Worlds). La protagonizó Orson Wells, que entonces tenía 23 años, y se diseñó para que pareciera lo más realista posible, emitiendo los episodios como si fueran noticias de última hora y voces acaloradas de personas que presenciaban los acontecimientos de fondo. El resultado fue una ola de pánico generalizado que afectó a gran parte de la población estadounidense, convencida de que pronto llegaría el fin del mundo a causa de los ovnis. La serie se basó en una novela de Herbert George Wells.

HG Wells estudió biología con el “sabueso de Darwin”, Thomas Henry Huxley, abuelo de Julian y Aldous Huxley, con quien Wells colaboró; fue durante varios años amante de Margaret Sanger, la abortista y activista eugenista más conocida del mundo; fue miembro (muy activo) de la Sociedad Fabiana, la organización socialista más importante del mundo que, en 1895, fundó la institución liberalista más importante del mundo, la London School of Economics. La forma en que Wells condujo sus batallas fue a través de la literatura, en particular la de ciencia ficción; entre estos escritos, La guerra de los mundos, de 1897. También fue vicepresidente honorario de la Clínica Portman, una rama del Instituto Tavistock que se ocupa de los experimentos psicológicos con niños, sociópatas y criminales. El Instituto Tavistock se ha distinguido a lo largo de los años por sus investigaciones sobre el llamado “cambio de paradigma” (frase que ha entrado recientemente en el lenguaje eclesiástico), que consiste en un cambio drástico y completo de pensamiento tras un shock psicológico. El origen de los estudios sobre el cambio de paradigma se remonta a la Primera Guerra Mundial, cuando Tavistock observó que era muy fácil deconstruir y reconstruir por completo la mentalidad de los soldados que habían sufrido un shell-shock, un shock producido por una explosión. Los científicos británicos se dieron cuenta de que el mismo efecto podía ser inducido por cualquier choque, como electroshock, el uso de drogas (LSD en particular) o catástrofes de cualquier tipo (guerras, desastres naturales, desastres económicos...).

Volvamos a la emisión de 1938. Obviamente, ante el pánico generalizado, la CBS respondió con el más que previsible “Sólo era una broma...”. La pregunta es, ¿y si hubiera sido un experimento? ¿Y si alguien quisiera poner a prueba la credulidad del público en los medios de comunicación y las autoridades? ¿Y si el objetivo fuera probar la reacción de las masas ante una hipotética invasión alienígena? No sería extraño, dados los antecedentes de Wells.

¿Y ahora qué? ¿Qué sentido tiene la publicación de material secreto sobre los ovnis por parte de las altas autoridades del mundo, con la firma de Obama? ¿Qué nos quedará por ver (todavía)?

Italiano English