Santo Tomás Moro por Ermes Dovico
EXCLUSIVA

Desafío al Sínodo: una ráfaga de Dubia golpea a Francisco

Cinco cardenales de cinco continentes (Burke, Brandmüller, Sarah, Zen y Sandoval) hacen públicas las cinco preguntas de clarificación doctrinal planteadas al Papa Francisco y que no han recibido respuesta. Los temas: inmutabilidad de la doctrina, bendición de las parejas homosexuales, naturaleza de la Iglesia, sacerdocio femenino y sacramento de la reconciliación. La Brújula publica los textos en exclusiva.

- La carta a los fieles II La primera versión de Dubia II Dubia reformulada

Ecclesia 02_10_2023 Italiano English

Queridos católicos, con motivo del Sínodo (y no sólo) “altos prelados” hicieron declaraciones gravemente contrarias a la fe católica que nunca son corregidas por quien debería hacerlo. Por este motivo hemos planteado al Papa Francisco preguntas específicas, según la tradición de la Iglesia, a las que sin embargo no responde. Por eso las hacemos públicas, para que no se desorienten por la confusión reinante y no caigan en el error. Este es el contenido de la Carta a los fieles laicos firmada por cinco cardenales (Raymond Leo Burke, Walter Brandmüller, Robert Sarah, Joseph Zen Ze-kiun y Juan Sandoval Íñiguez), hecha pública este 2 de octubre, acompañada de las cinco Dubia presentadas al Papa Francisco y que la Brújula Cotidiana publica en exclusiva.

Las “Dubia” son preguntas formales planteadas al Papa y a la Congregación para la Doctrina de la Fe para pedir aclaraciones sobre temas particulares relacionados con la doctrina o la práctica. Como se recordará, ya en 2016 se presentaron cinco Dubia al Papa Francisco, tras la publicación de la exhortación post-sinodal Amoris Laetitia: en aquella ocasión también estaban las firmas de los cardenales Burke y Brandmüller, a los que se sumaron los cardenales Carlo Caffarra y Joachim Mesner, ya fallecidos. Desde entonces, el Papa Francisco nunca ha respondido directamente la Dubia; sólo hemos visto respuestas indirectas que se desprenden de sus actitudes.

Ahora el guion parece repetirse, aunque con dos importantes novedades: en primer lugar, se amplía el número de cardenales que firman la Dubia (ahora hay un representante para cada continente). Y hay que recordar que los cardenales firmantes deberían haber sido seis, porque el cardenal australiano George Pell, fallecido repentinamente el 11 de enero, estuvo muy activo en el proceso para la formulación de la Dubia.

En segundo lugar, esta vez tenemos dos versiones de la Dubia: la primera está fechada el 10 de julio. A esta el Papa Francisco incluso respondió al día siguiente, pero no en forma canónica, sino en forma de una carta que, sin embargo, como es su estilo, escapa al meollo de la cuestión. Entonces los cinco cardenales reformularon la Dubia para que el Papa pudiera responder simplemente con un “sí” o un “no”. Así, reformulada, fue enviada nuevamente al Papa Francisco el 21 de agosto. Desde entonces ha habido silencio.

Al leer el contenido de las preguntas, de hecho, se entiende por qué en los últimos tiempos el cardenal Burke ha sido objeto de críticas polémicas tanto por parte del Papa - en la rueda de prensa a su regreso de Mongolia - como por parte del nuevo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Víctor Manuel Fernández, en la entrevista con el National Catholic Register. Quizás sea una señal del nerviosismo que genera esta iniciativa y que ahora recae sobre un Sínodo que está suscitando mucha polémica tanto sobre los contenidos como por los métodos de implementación y comunicación.

De hecho, los cinco Dubia van al corazón de los temas que se tratarán en el Sínodo o, en cualquier caso, son fundamentales para comprender lo que está en juego en la asamblea sinodal. Vale recordar el evento “La Babel sinodal”, que la Brújula organiza en Roma este 3 de octubre.

El hecho de que se hagan públicos en vísperas del Sínodo es significativo de la preocupación de amplios sectores de la Iglesia por lo que está sucediendo y por las declaraciones de quienes liderarán el Sínodo.

He aquí un resumen de las preguntas planteadas por los cinco cardenales:

1. El primer Dubium se refiere al valor inmutable de la Divina Revelación. En la primera versión se hace referencia a quienes sostienen que “la Divina Revelación debe ser reinterpretada de acuerdo con los cambios culturales de nuestro tiempo”. Y por eso se pregunta al Papa “si la Divina Revelación es vinculante para siempre, inmutable y, por tanto, no debe ser contradicha”. Ante la respuesta evasiva, en la reformulación se pregunta aún más precisamente si es posible que “la Iglesia enseñe hoy doctrinas contrarias a las que enseñaba anteriormente en materia de fe y de moral”.

2. La segunda pregunta es en cierto modo un ejemplo de la primera. Es decir: dada la difusión de la práctica de bendecir las uniones entre personas del mismo sexo, ¿se puede decir que esto está de acuerdo con la Revelación y el Magisterio?

En la reformulación la pregunta se vuelve doble, porque está claro que esta bendición no concierne tanto a personas individuales como a la homosexualidad en sí misma. Y de hecho la pregunta es: “¿Es posible que en algunas circunstancias un pastor pueda bendecir las uniones entre personas homosexuales, sugiriendo así que el comportamiento homosexual como tal no sería contrario a la ley de Dios y al camino de la persona hacia Dios?”. Y, en segundo lugar, como consecuencia, pasamos a cualquier acto sexual fuera del matrimonio, el homosexual en particular: ¿sigue siendo un pecado objetivamente y siempre grave?

3. La tercera pregunta se refiere a la sinodalidad, que algunos consideran una “dimensión constitutiva de la Iglesia”. ¿No significaría esto una subversión del orden querido por el mismo Jesús según el cual “la autoridad suprema de la Iglesia es ejercida” por el Papa y el colegio episcopal? En la reformulación, la pregunta se vuelve aún más precisa y actual: ¿se le dará al Sínodo el poder de pasar por encima de la autoridad del Papa y del colegio de obispos sobre los asuntos doctrinales y pastorales que tratará?

4. El cuarto Dubium se centra en la posibilidad de la ordenación sacerdotal de las mujeres, lo que pone en discusión tanto la definición de sacerdocio ministerial, reafirmada por el Concilio Vaticano II, como la enseñanza de San Juan Pablo II que ya había dado por definido este tema. Y en la reformulación se pregunta si no existirá en el futuro esa posibilidad.

5. El último Dubium se refiere al perdón definido como “derecho humano” y a la absolución de los pecados siempre y en cualquier caso, como ha insistido varias veces el Papa Francisco. ¿Se puede ser absuelto sin arrepentimiento, contradiciendo todo lo que la Iglesia siempre ha enseñado? En la reformulación, la pregunta se especifica aún mejor: ¿puede ser sacramentalmente absuelto una persona que rechaza la resolución de no cometer el pecado confesado?



IGLESIA

Del sínodo a la “sinodalidad”: la praxis se convierte en doctrina

02_10_2023 Stefano Fontana

Los precedentes de este pontificado sugieren que las conclusiones del sínodo se convertirán por sí mismas en Magisterio, sin necesidad de la intervención del Papa con una Exhortación postsinodal. Otro signo de ruptura con la tradición.

- 03 de OCTUBRE: Conferencia de la Brújula en Roma

LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE

La Iglesia se prepara al Sínodo, entre silencio y división

28_09_2023 Stefano Fontana

La preparación al Sínodo que se abrirá el 4 de octubre cuenta con muy poca participación del Pueblo de Dios. Además, han aumentado los conflictos entre los participantes, lo que no es precisamente un buen comienzo.

- 03 de Octubre, Conferencia de la Brújula en Roma

VENTANAS DE OVERTON

Si los laicos también votan, ya no es el Sínodo “de los Obispos”

29_04_2023 Luisella Scrosati

Están cambiando las cartas sobre la mesa con el proceso sinodal en marcha: las cuotas rosas y las cuotas laicas desvirtúan de hecho el órgano establecido por san Pablo VI y regulado por el derecho canónico. Aunque está claro hacia dónde va todo esto, podemos respirar aliviados: una asamblea redefinida de esta manera no “hace” magisterio.