• VOTO RELIGIOSO

Católicos y Trump: de Demócratas a Republicanos

Seis de cada diez votantes cristianos votarían por Trump hoy. Las encuestas del Pew Research Center también muestran que el actual presidente ha logrado mover al electorado católico del Partido Demócrata al Republicano. A pesar de las protestas y del Covid, las cifras siguen siendo similares a las de 2016, no sólo “porque defiende nuestras ideas” sino porque “tiene valor, hace lo que promete”

Italiano English

El Washington Times lo define como “un cambio dramático”. El hecho es que es un fenómeno que dice mucho más de Trump que los miles de análisis que se hacen para saber si es la respuesta para los que están buscando una representación política traicionada durante años.

El periódico estadounidense informa de la evolución del voto católico basándose en los datos del Pew Research Center y los análisis de CatholicVote (que supervisa el voto católico en los Estados Unidos). La imagen que surge es la de un electorado religioso que emigra cada vez más del Partido Demócrata al Republicano (tanto es así que hoy en día el total de cristianos a favor del presidente en ejercicio es del 55% contra el 43%).

Específicamente, la encuesta del Pew Research Center ha detectado que el 51% de los votantes católicos tienen la intención de votar a Trump, mientras que el 49% apoyarán a Biden. La cifra es significativa si se considera que en las elecciones anteriores a la candidatura de Trump los católicos demócratas siempre habían sido mayoría (sólo en 2004, en las elecciones posteriores al 11 de septiembre de 2001, los católicos que votaron a los republicanos superaron a los demócratas).

El presidente de CatholicVote, Brian Burch, ha aclarado que “entre los católicos que practican la fe de manera sustancial, ciertamente ha habido un cambio drástico en las últimas décadas, lejos del Partido Demócrata y hacia el Partido Republicano”. Un cambio sin embargo “particularmente pronunciado bajo el presidente Trump”. De hecho, ya en 2016, se descubrió que Trump era el presidente republicano que había logrado atraer la mayor cantidad de votos tanto católicos (el 52% contra el 45% de los católicos que habían votado anteriormente por él) como religiosos hacia el partido republicano (fue votado por el 48% de todos los cristianos contra el 39% que apoyaba a Clinton). Es interesante, sin embargo, el hecho de que los católicos siguen apoyando en su mayoría al presidente protestante: “No basta con decir simplemente que eres católico” para conseguir el voto de los católicos, continuó Bruce. Así que se podría llegar a la paradoja de que la mayoría de los católicos practicantes sigan apoyando al presidente presbiteriano y no a un católico democrático.

La confirmación del voto católico a Trump, según Burch, no sólo se explica por las posiciones del presidente republicano sobre el aborto y la libertad religiosa, sino también por el hecho de que ha llevado a cabo todo lo que prometió hacer, a diferencia de otros que, aunque apoyaban las mismas posiciones, no llegaron hasta el final: “La idea de la importancia de las raíces, del país, del patriotismo, de la familia...”, pero también “su fuerza y su coraje”, son un factor determinante, porque “muchas administraciones republicanas en el pasado han abrazado la causa con palabras, pero cuando las cosas se han puesto difíciles han abandonado la nave”. Por ejemplo, además de la lucha contra los fondos para sostener el aborto y contra la corrección política, fue decisivo que cuando los gobiernos federales impulsados por la demencia decidieron cerrar las iglesias durante los tiempos de Covid (pero no los centros comerciales) y varios líderes religiosos escribieron a Trump para protestar, su administración luchó contra dicha prohibición.

Pero ya en marzo salió a la luz que más de dos tercios de los católicos describían a Trump como un presidente que “lucha por lo que creo”. “Cuanto más acudes a misa y te autocalificas como seguidor de las enseñanzas de la Iglesia, más probable será que votes por Trump”, añadió Matthew Bunson, editor en jefe de EWTN en el Washington Times: “Si vas a misa poco a menudo y no estás de acuerdo con las enseñanzas fundamentales (de la Iglesia, ndr.) es más probable que apoyes a Biden”, un candidato que va a misa con regularidad pero apoya las políticas que están en claro contraste con las enseñanzas de la Iglesia sobre la ley natural.

El mismo sondeo del Pew Reasearch Center demuestra que si las elecciones presidenciales de 2020 se celebraran hoy, el 82% de los votantes evangélicos blancos votarían a Trump mientras que sólo 17% apoyarían a Biden. Aquí también sube la intención de voto a Trump: la encuesta del Pew Research Center realizada justo después de las elecciones presidenciales de 2016 detectó que el 77 por ciento de los votantes evangélicos blancos habían votado a los republicanos, mientras que el 16 por ciento eligió a Clinton. Finalmente, más de la mitad (56%) de los protestantes blancos que no se identifican como evangélicos dicen aprobar el trabajo de Trump, al igual que el 54% de los católicos blancos. De ello se desprende que “unos seis de cada diez de estos grupos (cristianos, ndr.) dicen que le votarían a él si las elecciones se celebraran hoy”.

También es interesante que, a pesar de las protestas de Black Lives Matter, el voto de los protestantes negros no ha cambiado mucho: “Por otra parte, una gran mayoría de los protestantes negros (83%) dicen que desaprueban a Trump”, con niveles más bajos que en enero, cuando antes de las protestas “el 10% aprobaba a Trump y el 87% lo desaprobaba”.

El Washington Times señaló acertadamente que “los días en que casi el 80 por ciento de los votantes católicos se unieron para apoyar al demócrata irlandés-católico John F. Kennedy en la Casa Blanca en 1960 han terminado”. Los votantes católicos de hoy en día están divididos en lo que respecta a los candidatos del 2020, a pesar de que Biden es un católico de toda la vida que asiste a misa y Trump es un presbiteriano.

Italiano English