• REFLEXIONES SOBRE EL CASO FRANCIA

    Confesión: traicionar el secreto significa traicionar a Cristo

    Si los obispos franceses hubieran leído las fábulas correctas, nunca habrían cometido el error fatal de pedir a los colaboradores del “dragón” que los “ayudaran” a erradicar el flagelo del abuso infantil. Los sacerdotes en Confesión no ejercen una profesión, sino que forman parte de un sacramento. Traicionar el secreto significa traicionar el sacramento, traicionar el sacramento significa traicionar al mismo Cristo. Por supuesto, la Iglesia no tiene muchas armas para defender sus libertas, pero tiene el martirio. Es el ejemplo de San Anselmo propuesto por Benedicto XVI.