• FE Y DEVOCIÓN

Rosa Mística, la Iglesia bendice la “pequeña Lourdes italiana”

El obispo de Brescia establece el Santuario Diocesano de Rosa Mística - Madre de la Iglesia en Fontanelle. Un punto de inflexión histórico que traza un paso importante hacia el reconocimiento de las apariciones de la Virgen a la presunta vidente Pierina Gilli. Mientras tanto, la devoción a la Rosa Mística continúa creciendo en todo el mundo, con una lluvia de gracias y milagros.

Se había anunciado ampliamente desde hace meses, pero lo que sucedió el pasado sábado 7 de diciembre en Montichiari (Brescia), superó con creces las expectativas incluso de los más devotos.

Alrededor de las 4:00 pm, demasiado temprano para una puesta de sol (aunque fuese de un día de invierno), en pocos minutos el cielo se tiñó de rojo fuego y el sol – según aseguraron a la redacción muchas personas presentes – estuvo visible a simple vista, durante algún tiempo y sin ninguna dificultad.

Por otro lado, habló la imagen del obispo, arrodillado al pie del Crucifijo y visiblemente conmovido ante miles de fieles que rezaban, completando así la imagen evocadora de un día que pasará a la historia.

Estamos hablando de la Santa Misa celebrada por Su Excelencia Pierantonio Tremolada, obispo de Brescia, con motivo del establecimiento del Santuario diocesano Místico Diocesano Mística - Madre de la Iglesia. La llamada “pequeña Lourdes italiana”, en donde se desarrolló un culto mundial hacia la Santísima Virgen María desde la posguerra.

EL MENSAJE DE LA VIRGEN
Es a la enfermera y consagrada, Pierina Gilli, nacida en Montichiari en 1911 de una modesta familia campesina, que la Virgen aparece a partir del año 1944, presentándose como “María Rosa Mística y Madre del Cuerpo Místico, la Iglesia”.

Solo después de una larga serie de mensajes privados, en 1947, la Rosa Mística se mostrará a Pierina para un ciclo de apariciones públicas en el Duomo de Montichiari (del 16 de noviembre al 8 de diciembre). En esa ocasión, la Santísima Virgen se le aparece a Pierina con túnicas blancas con tres rosas en el pecho, que ella misma explicará el significado: son las oraciones, los sacrificios y las penitencias que se requieren al vidente y a quien crea en esta aparición, para reparar los errores de tres categorías específicas de personas consagradas: los consagrados que fracasan en su vocación, los que viven en pecado mortal y los sacerdotes que traicionan a Jesús, como Judas.

El segundo ciclo de apariciones tuvo lugar en 1966 (del 17 de abril al 6 de agosto); época en la que Nuestra Señora bendecirá el manantial donde ahora se encuentra el gran santuario diocesano, haciéndola milagrosa y dispensadora de innumerables gracias. “Mi divino Hijo Jesús es todo amor. Me envió a hacer milagrosa esta fuente”, dijo la Rosa Mística a Pierina, pidiéndole al mismo tiempo besar el suelo del que fluye el agua y sembrar un crucifijo para que “los enfermos y todos mis hijos, antes de tomar o beber agua, pidan perdón a mi divino Hijo con un hermoso beso de amor”. La Virgen también le pide a Pierina que tome barro cerca del manantial y luego se lave con su agua, para mostrar “que el pecado en el alma de los hijos se convierte en barro, pero lavados con el agua de la gracia, se vuelven purificados y dignos de gracias”.

En resumen, en el período inmediato de la posguerra, Nuestra Señora anuncia una gran crisis de fe que habría golpeado el corazón de la Casa de Dios en sus hijos favoritos, los consagrados. Y llama fuertemente a todos, tanto consagrados como fieles laicos, a una nueva conversión ante la propagación de la indiferencia y de pecados graves. Bueno, para la Iglesia de esa época, con los seminarios aún llenos, era impensable tener un llamado tan explícito y dramático sobre sus propias deficiencias y negligencias. Hoy, sin embargo, después de más de 70 años, podemos entender cómo las palabras de la Virgen fueron proféticas.

LA ROSA MÍSTICA EN TODO EL MUNDO
Independientemente de los tiempos y de los procesos de reconocimiento del Santuario y de las apariciones de la Iglesia, la devoción a la Rosa Mística se extiende inmediatamente por todo el mundo, debido a la proliferación incontrolada de gracias y la manifestación de continuos fenómenos sobrenaturales. Algunos hechos lo demuestran: en el Líbano se han encontrado íconos de la Rosa Mística que exudan aceite perfumado, en Estados Unidos hay estatuas que han llorado lágrimas y sangre; el mismo fenómeno ha ocurrido en la India, en donde los obispos y cardenales han visto exudar miel a una imagen de la Virgen, un signo de bendición, y así sucesivamente.

En Brasil, en cambio, varios grupos de oración han dado vida a un festival anual en honor a la Rosa Mística, con la presencia de sacerdotes y obispos locales. Mientras que en China hay un santuario grandioso que lleva el nombre de Rosa Mística, una circunstancia absolutamente excepcional si consideramos la situación del lugar. Incluso los católicos de la lejana Sri Lanka se han enamorado de Rosa Mística, tanto que la comunidad residente en Italia visita el lugar de adoración mariana el segundo domingo de septiembre de cada año, para una peregrinación dedicada.

Luego están los milagros: nacieron al menos dos congregaciones religiosas inspiradas en la Rosa Mística, que dependen de Brescia y que fueron reconocidas por sus respectivos obispos, así como una miríada de asociaciones religiosas. Mientras que las curaciones, físicas y espirituales, y las conversiones ya no se pueden contar, pues el Santuario está lleno de creyentes con agradecimientos provenientes de todas partes del mundo.

LA VIDENTE
Puede ser por el fuerte mensaje o por el necesario cumplimiento de las profecías, el hecho es que la devoción de la Rosa Mística crece cada vez más, mientras más se intenta oscurecer a la presunta vidente. Para Pierina Gilli, de hecho, junto con las apariciones, comienza un momento de gran sufrimiento, que incluye calumnias, humillaciones y el hecho de no ser creída por muchos, incluso dentro de la Iglesia.

Las primeras investigaciones sobre el Gilli tienen lugar de manera apresurada, probablemente debido a un cierto prejuicio. Todas las voces a su favor son silenciadas, para dar espacio solo a opiniones contrarias a su credibilidad y a su estado de salud mental. Además, debe enfatizarse que Gilli, en el momento de la investigación, estuvo aislada durante cuarenta días, sin contacto con el mundo exterior: no se podía confesar, no podía hablar con sus familiares y no podía recibir la Eucaristía. En este estado, le dicen que si no abjura de las apariciones sería excomulgada. Nunca se retractó. Sin mencionar que, en ese período, la pobre mujer sufrió dolores insoportables en el cuerpo y sufrió continuos ataques diabólicos, entre los cuales los tormentos nocturnos que nunca le permitieron descansar.

Hoy, sin embargo, gracias al proceso iniciado por los últimos obispos y al establecimiento del Santuario Diocesano, el juicio sobre la presunta vidente también está cambiando. “Nos consuela la plena comunión entre nuestra Diócesis y la Santa Sede, en el deseo común de emprender con verdad la experiencia extraordinaria vivida por Pierina Gilli con gran humildad y con fe sincera”, dijo durante la homilía del pasado sábado 7 de diciembre el obispo Tremolada.

LA DEVOCIÓN
Para concluir, es necesario decir cuánto pide la Rosa Mística a sus fieles, tanto a los que vienen a Fontanelle como a los dispersos por todo el mundo. Hay pocas cosas, pero son muy precisas: 1. La unión mundial de la comunión reparadora el 13 de cada mes, por todos los ultrajes y ofensas contra Jesús Eucaristía. 2. Además, siempre el día 13 de cada mes, una fecha vinculada precisamente a las apariciones de Fátima, la Rosa Mística pide la confesión de los pecados, la participación en la Santa Misa, la comunión, la recitación del Rosario y una hora de adoración eucarística. 3. Finalmente, al mediodía del 8 de diciembre de cada año, se debe practicar la Hora de la Gracia Universal: “Con esta práctica -dice María-, se obtendrán numerosas gracias espirituales y corporales”. Además, siguiendo el ejemplo de Pierina Gilli, la Virgen invita a los fieles a ofrecer sus vidas por el amor de Cristo y de Su Iglesia.