• ENTREVISTA EXCLUSIVA

«Más drogas y miseria: Morales ha traicionado a los indígenas»

La Brújula Cotidiana entrevistó a Nelson Condori, un líder aymara, el mismo grupo étnico del que proviene Evo Morales. Denunció que con el ex presidente boliviano "el pueblo tuvo más miseria y más tráfico de drogas". Ahora vive bajo la amenaza de las "ordas" del Movimiento al Socialismo.

Italiano

“En Bolivia no ha habido nunca un golpe de Estado”, afirmó sin titubeos Nelson Condori, el secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb). “Hemos vivido una sucesión constitucional, hemos actuado contra quien intentó hacer fraude electoral... La juventud boliviana se organizó y dio el ultimátum. Ahora Evo Morales no es parte de Bolivia, ya está en el exilio (en Argentina), y la justicia lo juzgará porque ha traicionado a su pueblo”.

Nelson Condori, un líder Aymara -la misma etnia de la cual es originario Morales-, fue el “Gran Katari” (como llaman los pueblos originarios a sus líderes) que logró articular a los campesinos para tomar distancia del expresidente, exigir su renuncia y pacificar el país.

Aunque no se dice en los medios, los pueblos originarios de Bolivia fueron pieza clave en salida del poder de Evo Morales. La célebre frase “Yo moriré, pero volveré y seré millones” del guerrero Túpac Katari, quien luchó en tiempos de la colonia contra los españoles en La Paz, y fue utilizada por Evo Morales al asumir la presidencia por primera vez en 2006, cuando parecía invocar la lucha del Katari por los pueblos originarios, sin duda se le devolvió como un bumerán.

Para entenderlo, la Brújula Cotidiana entrevistó en exclusiva al líder indígena que se enfrentó a Evo Morales.  “No podíamos permitir otro fraude” porque “nos quería robar 5 años más para enriquecerse”, dijo y afirmó que exigieron su renuncia porque no respetó “la Ley Natural Cósmica”, haciendo referencia al principio andino “Ama sua, ama llulla y ama quella”: “Eso quiere decir no seas ladrón, no seas mentiroso y no seas flojo. Evo nos ha mentido, ha sido fraudulento, él nos engañó, entonces ha quebrantado las leyes cósmicas”. Y, en consecuencia, los grupos nativos de origen aymara, quechua y guaraní decidieron quitarle el apoyo.

Nelson Condori es el artífice del “Acuerdo por la Unidad de Bolivia”: una alianza realizada entre la Csutcb, el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (una organización de pueblos indígenas de las tierras altas de Bolivia, conocida como Conamaq), la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) y otros sectores gremiales.

“Hemos logrado la integración de oriente con el occidente para pacificar Bolivia, para encontrar la democracia y la libertad”, aseguró. Hoy exigen procesar por sedición y terrorismo a exautoridades y la destitución inmediata de funcionarios que ingresaron en el pasado Gobierno.

Pero las amenazas no tardaron en llegar para Condori, su posición crítica le ha costado persecución e incluso la quema de su casa. “He sido perseguido por las hordas masistas (militantes del partido Movimiento al Socialismo, el Mas), porque ya se han vuelto hordas, se han organizado como terroristas.  El 13 de noviembre se dirigieron hasta mi casa y en la noche saquearon mis cosas, posteriormente las quemaron y las destrozaron”, denunció.

Ahora su familia se mantiene en la clandestinidad porque es buscado tanto por militantes del Mas como por “gente contratada de Venezuela y de Cuba”. “Eso ha hecho el gobierno de Evo Morales, cuando una persona dice la verdad lo acusan de traidor, de derechista… a todos los dirigentes los arrinconaban y los callaban”, dijo.

Denunció que estos mismos grupos son los que destrozaron la ciudad El Alto, luego de la renuncia de Morales. “Han asaltado diferentes lugares, se han vuelto locos, ya no estaban bajo control, más bien la presidente (Jeanine Añez) ha puesto un alto (con las fuerzas de seguridad)… Querían explotar Senkata (un depósito de gas) y hemos entrado a pacificar”.

Los casi 14 años de gobierno de Evo Morales coincidieron con el mejor momento económico de Bolivia, producto de los elevados ingresos por las exportaciones de gas. Una bonanza que según explicó Condori, se transformó en mayor corrupción. “Han traficado droga y había tráfico de influencias para sólo un grupo élite de personas, ellos han manejado el poder a su antojo. En Bolivia teníamos superávit, pero la educación era pésima, las obras eran pésimas, no hay salud, se están cayendo las construcciones, han aparecido obras fantasmas, lo que era el fondo indígena se lo robaron… ¿Cuántos millones de plata se llevaron? Entonces, el Evo nos ha defraudado”, enfatizó.

Evo Morales llegó a ser el cuarto dignatario con mayor aceptación mundial, incluso por encima de Barack Obama, según el Ranking de Popularidad publicado en el 2016 por la Asociación Comunicación Política. Recorría el mundo como el “presidente indígena”, mientras que en realidad se distanciaba de esos pueblos originarios que lo habían llevado al poder, hasta el punto de no darles entrada a las oficinas públicas.

“Los bolivianos habíamos pensado que habíamos conquistado el poder. La sede de la Csutcb era el cuartel general, pero después se asqueó de esta casa, el Evo Morales no volvió más… Y los ministerios se cerraron para nosotros, para entrar a un ministerio teníamos que solicitar hasta 10 veces audiencia, ni así nos daban audiencias. Pero no sólo sucedió con los Aymaras, lo mismo con la clase media, sólo se juntó con una élite”, afirmó.

El líder indígena también denunció que luego de los tres gobiernos de Morales, al pueblo le quedó más miseria y más narcotráfico. “No hay trabajo, por eso la gente se dedica a vender en la calle, para ganarse un pan no más. Pero otro grupo, los narcotraficantes, los que estaban en el gobierno tenían todo, tenían viáticos, tenían aviones… Por esa razón Bolivia se revela contra un indígena que la estaba gobernando, que le estaba mintiendo”, puntualizó.

Ahora esos pueblos originarios están decididos a defender la democracia boliviana. “Hemos encontrado la democracia, tenemos finalmente la libertad y vamos a mantenerla. Vamos a ser los vigilantes de la democracia en Bolivia, para nunca más entregar el poder a otro tirano”, sentenció Nelson Condori.

Anunció que los campesinos no serán de nuevo “sirvientes a ningún partido político”, porque anteriormente Evo Morales los había obligado a militar en el Mas y “ahora eso se acabó”, prometiendo que en los próximos días las comunidades indígenas evaluarán las candidaturas de la oposición para decidir a qué candidato apoyar.

Dona Ora

Italiano