• INFORME FRONTEX

El Covid-19 ha traído más inmigrantes al Mediterráneo

En mayo se triplicó la entrada de inmigrantes ilegales en la UE desde las diferentes rutas del Mediterráneo en comparación con la reducción de los datos en abril, quizás debido al mal tiempo y a la epidemia. De enero a mayo hubo 5.500 casos, casi tres veces más que en 2019. Frontex denuncia, pero los estados individuales no responden.

Italiano English

Reducida en abril quizás debido al mal tiempo y a la epidemia de coronavirus, en mayo la entrada de inmigrantes ilegales en la UE desde las diferentes rutas mediterráneas se triplicó en comparación con el mes anterior, alcanzando los 4.300 casos. Así lo certifican los datos difundidos por la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex).

En la ruta del Mediterráneo central que afecta a Italia y a Malta con flujos procedentes de Libia, Túnez y Argelia, se registraron unos mil cruces ilegales en mayo, lo que supone un aumento del 40% en comparación con abril. De enero a mayo, Frontex registró 5.500 casos, casi tres veces más que en 2019. Según el Ministerio del Interior italiano, desde principios de año hasta el 14 de junio, 5.639 inmigrantes ilegales llegaron a Italia, frente a 2.144 en el mismo período de 2019.

Las principales nacionalidades de los inmigrantes identificados por Frontex y Viminale son Bangladesh, Túnez, Sudán y Costa de Marfil. A lo largo de la ruta del Mediterráneo Oriental desde Turquía hasta Grecia, 1.250 personas, en su mayoría afganos, llegaron a las islas griegas ocho veces más que en abril. De enero a mayo se registraron 12.700 casos, a pesar de que en muchos casos las lanchas patrulleras griegas devolvieron los inflables a las aguas turcas. En el Mediterráneo occidental (ruta de Marruecos a España) se identificaron 650 inmigrantes irregulares en mayo, casi cuatro veces más que en abril, con un total de 3.700 desde principios de año, y alrededor de la mitad de ellos eran argelinos.

En la ruta terrestre de los Balcanes occidentales (desde Turquía) se detectaron en mayo novecientas  entradas ilegales, con un total de 6.900 en 2020, lo que representa un aumento del 50% en comparación con el mismo período de 2019. De los datos de Frontex se desprende claramente que todas las rutas de inmigración ilegal en el Mediterráneo han registrado un aumento de las entradas en comparación con el mes de abril, aunque, sobre una base anual, los 31.600 inmigrantes ilegales que han llegado a Europa desde principios de año a través de las rutas del Mediterráneo representan un 6% menos que en los primeros 5 meses de 2019.

El director de Frontex, el francés Fabrice Leggeri, ha señalado un nuevo aumento de la tensión en la frontera greco-turca. “Si Turquía creara una situación similar a la del pasado mes de marzo, Frontex aumentaría significativamente su personal en Grecia”, ha advertido Leggeri recordando la decisión de Ankara de enviar a miles de inmigrantes ilegales para presionar también violentamente en las fronteras terrestres de Grecia y la UE.

En una situación de crisis, Frontex podría desplegar hasta 1.500 efectivos en la frontera greco-turca, frente a los 600 actuales en la frontera terrestre con Turquía, en el Egeo y en las islas. Comentando la situación en el río Evros en la frontera greco-turca, Leggeri ha señalado que “en los últimos meses, la policía fronteriza turca ha abierto fuego contra Grecia al menos en cinco ocasiones, pero nadie ha resultado herido”.

El director de Frontex ha criticado además la legislación de asilo de la UE en vigor. Según Leggeri, las solicitudes de protección internacional deben “verificarse ya en las fronteras exteriores” de la Unión Europea. Además, “los solicitantes de asilo deberían ser informados lo antes posible de si se les concederá o no el estatuto de refugiado”. Por último, Leggeri dijo que “si la decisión sobre el asilo es negativa, los inmigrantes deberían ser expulsados inmediatamente”.

Evaluaciones que no son nuevas por parte de Leggeri pero que chocan con las dificultades de los Estados individuales y de la propia UE para expulsar realmente a los inmigrantes ilegales a los que no se les reconocen los derechos de acogida.

Italiano English